• A  A  A  

Conjunto campaniforme de Ciempozuelos

Fecha: 1900 – 1700 a.C

Procedencia: Cuesta de La Reina (Ciempozuelos, Madrid).


Lote de materiales y resto humano de la necrópolis de Cuesta de la Reina, Ciempozuelos, proceden de la excavación realizada en 1894 por encargo de la Real Academia de la Historia bajo la dirección de D. Antonio Vives, entonces académico correspondiente. El resultado de los trabajos se dio a conocer en el Boletín de la RAH en un estudio firmado por los Sres Riaño, Rada y Delgado y Catalina y García. Es uno de los yacimientos más importantes y conocidos del Horizonte Campaniforme que ha dado nombre a un estilo ornamental cerámico, del que son una espléndida muestra las tres piezas aquí expuestas.

Se llegaron a localizar hasta un total de siete enterramientos, cuya cronología se estima en torno a inicios del II milenio a. C. Las evidencias revelan complejos ritos funerarios, que incluyen enterramientos secundarios y diferencias en la cantidad y la calidad de las ofrendas lo que se interpreta como indicio de una sociedad que ha dejado de ser igualitaria. El enterramiento más rico de Ciempozuelos contenía un servicio cerámico completo (vaso, cazuela y cuenco, como los que se

exponen) y los dos objetos metálicos que se muestran, no en vano estos grupos son los responsables de la generalización de la metalurgia en la Península Ibérica.

Vaso campaniforme

Dimensiones: 14,5 cm. De alto, diámetro de boca 17,4 cm. Y 0,4 cm. de grosor.


Vaso campaniforme cerámico elaborado a mano de forma acampanada, con boca de embudo, cuello marcado y cuerpo globular, se asienta sobre un pequeño umbo u ónfalo. La pasta es negra y la superficie espatulada con decoración geométrica incisa de surcos finos y profundos que denotan la utilización de un instrumento agudo.

Esta decoración se distribuye en tres frisos realizados sobre la superficie de boca, cuerpo y base respectivamente; los dos primeros son idénticos y están constituidos por líneas horizontales que enmarcan sendos ajedrezados que, a su vez, limitan una doble línea quebrada; el friso inferior se reduce a cuatro líneas horizontales. Los surcos ornamentales se destacan por el embutido de una

sustancia blanca.

La morfología de estos vasos ha dado nombre al horizonte temporal en el que se fabricaron y que se extiende por una gran parte de los territorios europeos: el Horizonte campaniforme

Cazuela campaniforme

Dimensiones: 8,5 x 23,5 cm. de diámetro de boca.


Cazuela campaniforme cerámica elaborada a mano, con boca baja en embudo, cuello marcado y cuerpo de galbo acusado mediante una línea de carena, se asienta sobre un pequeño umbo u ónfalo. La pasta es negra y la superficie cuidadosamente espatulada con decoración geométrica impresa e incisa de surcos muy finos y profundos que denotan la utilización de un instrumento agudo. Esta decoración cubre casi toda la cara externa y se distribuye en cuatro frisos realizados sobre la superficie externa de boca, cuerpo y base respectivamente y en una franja en torno a la boca sobre la superficie interna.

Este friso interior está constituido por una cuádruple línea quebrada rematada por pequeños hoyitos impresos. La franja superior externa presenta un entramado diagonal jalonado por sendas líneas de impresiones cuadrangulares. El cuerpo y parte de la base del recipiente se cubren con una sucesión de bandas con entramados diagonales limitadas por líneas de similar morfología a las anteriores, simples o dobles, en este último caso, creando una línea quebrada en reserva. De la parte inferior de este friso arranca un diseño cruciforme que confluye en la base umbilicada, sus cuatro brazos están creados por dos series de líneas paralelas jalonadas por tres líneas de hoyitos impresos de las que la interior es doble. Toda la decoración está resaltada por la incrustación de una sustancia blanca. Se trata de uno de los ejemplares de Ciempozuelos de ornamentación más profusa y cuidada que constituye uno de los mejores ejemplos del estilo al que da nombre este yacimiento madrileño.

Cuenco campaniforme

Dimensiones: 6,9 c. de alto x 15,2 cm. de boca.


Cuenco campaniforme cerámico elaborado a mano de forma hemiesférica, se asienta sobre un pequeño

umbo u ónfalo. La pasta es negra y la superficie espatulada con decoración geométrica incisa de surcos finos y profundos combinada con impresión de ruedecilla. Esta decoración afecta a toda la cara externa y está constituida por un friso en torno a la boca compuesto por un reticulado vertical inciso y seis líneas quebradas impresas, de este friso arrancan cuatro bandas radiales que convergen en el umbo, estas bandas están realizadas por líneas discontinuas ejecutadas con la impresión de un peine o ruedecilla. Posee una capa de sustancia blanca de desigual grosor, particularmente visible incrustada en los surcos impresos e incisos del friso superior, aunque en algunas zonas los rebasa. La superficie del recipiente presenta importantes desconchados que afectan sobre todo a la base.


Bibliografia: Riaño, 1.F. et alii, 1894, pp.436-451; Antón,M., 1897, pp. 467-483; Desetoers, H., 1917, pp. 17-38; Castillo, A.del; 1928; Blasco, C,et alii, 1998.


Texto procedente del Catálogo de la exposición Tesoros de la Real Academia de la Historia. 2001. Ficha escrita por Concepción Blasco Bosqued y Corina Liesau

 

 

Share This