Más Noticias

Fallecimiento de Pedro Tedde de Lorca, académico de número de la Real Academia de la Historia

La Real Academia de la Historia lamenta comunicar el fallecimiento, el pasado 8 de febrero de 2020, de Pedro Tedde de Lorca. Pedro Tedde de Lorca fue elegido académico de número de la Real Academia de la Historia el 2 de junio de 2017 y tomó posesión de su plaza, medalla número 6, el 3 de marzo de 2019, con el discurso La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada.

Nuevo Ciclo de Conferencias “La Habana y Veracruz, 1519”

La Real Academia de la Historia, con la colaboración de Luis del Rivero Asensio, inicia el próximo 10 de diciembre el Ciclo de Conferencias La Habana y Veracruz, 1519. El Ciclo, coordinado por Feliciano Barrios Pintado, tendrá lugar en la sede de la Real Academia de la Historia y constará de tres conferencias.

Octavio Ruiz-Manjón ha ingresado hoy, domingo 9 de febrero de 2020, en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla n.º 10 producida por el fallecimiento de Luis Miguel Enciso Recio. La candidatura de Octavio Ruiz-Manjón fue presentada por los académicos José Antonio Escudero López, Luis A. Ribot García y Juan Pablo Fusi Aizpurua. El nuevo académico fue elegido el 29 de marzo de 2019.

El discurso que ha leído lleva por título En la búsqueda del individuo. De los que fueron diputados en los años de la Segunda república española (1931-1939). En nombre de la Corporación ha sido contestado por Juan Pablo Fusi Aizpurua.


En la búsqueda del individuo. De los que fueron diputados en los años de la Segunda república española (1931-1939).

Desde hace algunos años es patente el interés de los historiadores y de los lectores de Historia por conocer las muchas experiencias individuales que se entrecruzan en cualquier acontecimiento histórico.

Hace mucho tiempo que la Historia dejó de ser el relato de los “grandes hombres” (y mujeres) en beneficio del conocimiento de historias de individuos que ayudan a comprender la complejidad de muchos procesos.

Parte de ese interés se ha traducido en el auge de las biografías y de los diccionarios biográficos, que es común a muchos países. Ese fenómeno también se ha producido en España, en donde la Real Academia de la Historia ha realizado la enorme tarea de ofrecer el Diccionario Biográfico -ahora accesible on line– que recoge la vida de más de 50.000 personajes relacionados con la Historia de España. Una tarea en la que se ha visto acompañada por numerosos diccionarios biográficos de carácter temático o relacionados con determinadas áreas geográficas.

También con la floración de biografías de personajes históricos, de manera que ya no puede hablarse, como a veces se hizo, de que en España apenas se cultivaba el género biográfico, que tanta aceptación ha tenido siempre en otros países.

En esa línea de recuperación de las experiencias individuales cabe situar las reflexiones que don Octavio Ruiz-Manjón ha realizado en su discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia.

El objeto de su estudio han sido los 1.007 diputados que actuaron en las Cortes de la segunda República, como consecuencia de las tres elecciones generales que se celebraron durante aquellos años, en 1931, 1933 y 1933.

En su conjunto representaron una profunda renovación de la clase política parlamentaria pues 861 de esos diputados (un 85,5 % del total) debutaron en la vida parlamentaria durante aquellos años.

Junto con la profunda renovación del personal político parlamentario, aquellas elecciones trajeron la novedad de la elección de las primeras mujeres en el parlamento español, incluso antes de que las mujeres consiguieran el derecho de voto que les confirió la Constitución de 1931. La verdad es que, en conjunto, no fueron muchas porque sólo hubo nueve diputadas en el conjunto de las tres legislaturas, pero abrieron una brecha que se consolidaría en los años siguientes.

También fue significativa la presencia de sacerdotes en los parlamentos republicanos. En total hubo once diputados que, en líneas generales, se situaron en posiciones políticas conservadoras, aunque tampoco dejó de haber algunos con actuaciones parlamentarias muy controvertidas.

El discurso se cerró con una reflexión sobre el trágico destino de muchos de aquellos diputados como consecuencia de la guerra civil española y de las circunstancias de la posguerra.

Ciento ochenta y tres de aquellos diputados (un 18% del total) pueden considerarse víctimas directas de la violencia política que se desató entonces y, de ellos, ciento cuarenta y nueve fueron asesinados durante la guerra con unas cifras muy parecidas en los dos bandos enfrentados. A ellos habría que sumar otros treinta y cuatro, víctimas de la represión posterior.

El sufrimiento no se detuvo ahí porque la cuarta parte de aquellos mil y pico diputados tuvo que buscar el refugio del exilio, con las muchas penalidades que ello supuso.

Una experiencia que, en todo caso, marcó una página muy reveladora del pasado histórico de España.


Octavio Ruiz-Manjón

Córdoba (España), 1945

Ha sido catedrático de Historia Contemporánea en las universidades de Granada y Complutense de Madrid. Visiting Scholar en las universidades de Columbia (Nueva York) y Harvard (Cambridge, Mass., USA).

Especialista en el republicanismo español del primer tercio del siglo XX, realizó su tesis doctoral sobre el Partido Radical de Alejandro Lerroux, al que dedicó el primer estudio de entidad que se publicó en España.

En los últimos años se ha dedicado a la historia intelectual con una biografía sobre Fernando de los Ríos (Síntesis, 2007) y otra sobre Federico de Onís, que aparecerá en los próximos días (Universidad de Salamanca)

En 2016 publicó Algunos hombres buenos (Espasa), dedicado a las personas que se esforzaron por mantener su integridad moral en el ambiente de “odio y criminalidad” (Julián Marías) que se desencadenó durante la guerra civil española.

Share This