Más Noticias

Amparo Alba Cecilia ingresa en la Real Academia de la Historia

Amparo Alba Cecilia ha ingresado hoy, domingo día 20 de junio de 2021, en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla nº. 17 producida por el fallecimiento de José Alcalá-Zamora y Queipo de Llano. El discurso que ha leído lleva por título “De hebraísmo y hebraístas en la Real Academia de la Historia: trabajos publicados en su Boletín sobre historia, sociedad y cultura judía (1877-2020)”. En nombre de la Corporación ha sido contestada por Mª Jesús Viguera Molins.

Espacio temático 2 de Mayo de 1808

La Real Academia de la Historia ha elaborado el espacio temático 2 de mayo de 1808  que pretende acercar al público los acontecimientos que hoy se conmemoran, abordados desde dos coordenadas: las personas que lo vivieron y protagonizaron y las localizaciones desde donde el pueblo de Madrid lideró el levantamiento contra los franceses.

Fallece Rafael Benjumea Cabeza de Vaca

La Real Academia de la Historia lamenta profundamente el fallecimiento este pasado miércoles, 7 de abril de 2021, de Rafael Benjumea Cabeza de Vaca, presidente del patronato de la Fundación Duques de Soria desde su creación el 1 de marzo de 1989, institución con la que la Real Academia de la Historia ha compartido proyectos e iniciativas.

La Excma. Sra. D.ª María del Pilar León-Castro Alonso ingresó en la Real Academia de la Historia

La Excma. Sra. doña María del Pilar León-Castro Alonso ha ingresado hoy domingo día 19 de mayo de 2013 en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla n.º 9 producida por el fallecimiento de don Joaquín Vallvé Bermejo. La candidatura de doña María del Pilar León-Castro fue presentada por los académicos don Martín Almagro Gorbea, don Faustino Menéndez Pidal de Navascués y doña Carmen Sanz Ayán. La nueva académica fue elegida el 13 de abril de 2012.

El discurso que ha leído lleva por   título La ejemplaridad del arte griego. En nombre de la Corporación ha sido contestada por el académico don Martín Almagro Gorbea.


La ejemplaridad del arte griego

La ejemplaridad del arte griego es tema de larga implantación en la Historia de la Cultura. La Antigüedad, Grecia, los griegos han sido tenidos siempre por sujetos de ejemplaridad y a decir verdad lo son en múltiples aspectos, el artístico entre otros; pero la percepción de esa ejemplaridad no es inmutable sino cambiante según las épocas. Con más o menos fuerza se hace presente en todas, incluida la nuestra a pesar de la ostentación que en ella se hace de desinterés por los valores que el arte griego representa: sobriedad, pureza formal, economía de medios, por no hablar de un sentido totalmente distinto de la originalidad basada para los griegos en la perfección y en la repetición superadora de modelos acrisolados.

Si hubiéramos de captar la ejemplaridad griega en un solo golpe de vista, la reduciríamos a la capacidad para crear arquetipos, prerrogativa inherente a cuantas actividades desarrollaron los griegos, de ahí que, se mire a donde se mire, se los encuentra. La presencia y la recepción de formas artísticas y culturales griegas en nuestro mundo actual, en nuestra sociedad, dan proyección histórico-cultural a la ejemplaridad artística griega, especialmente cuando son vistas en relación con la creatividad contemporánea.

Por regla general sus representantes más genuinos —el arte, el diseño, la moda— no se sienten cómodos ante el arte griego ni se identifican con él, lo cual es explicable por llevar otros derroteros en técnicas, materiales, gustos, procesos tecnológicos. Pero hay reductos abiertos al diálogo, a la curiosidad por el arte griego, a reconocer lo que hay válido en él para nutrir el proceso creativo. En este sentido se puede mirar tanto al arte permanente —piénsese en Picasso— como al arte fugaz —la moda, por ejemplo—, pues se trata de un diálogo, en el que se capta la recepción de un estímulo y la respuesta a él.

Se advierte así, que el arte pone imagen a los fundamentos griegos de la cultura europea, porque ha ofrecido modelos imitables y porque ha sido un elemento de cohesión cultural. Eso ha servido para forjar un armazón ético, que envuelto en la belleza de las formas sostiene la ejemplaridad del arte griego.

Share This