Más Noticias

Firma de convenio entre la Real Academia de la Historia y Fundación Ibercaja

Ayer, martes 18 de febrero de 2020, la directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, y el presidente de la Fundación Ibercaja, Amado Franco Lahoz, firmaron un convenio de colaboración por el que la Fundación pasa a ser Protectora de la Real Academia de la Historia, en un acto al que asistió el presidente de Aragón, Javier Lambán Montañés.

Octavio Ruiz-Manjón ingresó en la Real Academia de la Historia

Octavio Ruiz-Manjón ingresó el domingo, 9 de febrero de 2020, en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla nº. 10 producida por el fallecimiento de Luis Miguel Enciso Recio. El discurso ha leído lleva por título En la búsqueda del individuo. De los que fueron diputados en los años de la Segunda república española (1931-1939). En nombre de la Corporación ha sido contestado por Juan Pablo Fusi Aizpurua.

Fallecimiento de Pedro Tedde de Lorca, académico de número de la Real Academia de la Historia

La Real Academia de la Historia lamenta comunicar el fallecimiento, el pasado 8 de febrero de 2020, de Pedro Tedde de Lorca. Pedro Tedde de Lorca fue elegido académico de número de la Real Academia de la Historia el 2 de junio de 2017 y tomó posesión de su plaza, medalla número 6, el 3 de marzo de 2019, con el discurso La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada.

 
 
 
 

Jaime Salazar y Acha ingresó el pasado domingo día 18 de junio de 2017 en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla nº. 13,  producida por el fallecimiento de José María Blázquez. La candidatura de Jaime Salazar había sido presentada por los académicos Faustino Menéndez-Pidal, José Antonio Escudero y Luis Alberto de Cuenca. El nuevo académico fue elegido el 25 de noviembre de 2016.

El nuevo Académico pronunció su discurso de ingreso sobre el tema Las señas de identidad del Rey en España a través de los siglos, en el que hizo un resumen de los aspectos más íntimamente relacionados con la imagen personal del monarca, dentro del ámbito más puramente dinástico de la Monarquía.

Comenzó exponiendo los nombres de pila que eran impuestos a los monarcas de los distintos reinos hispánicos, de los que resaltó su gran contenido simbólico. Subrayó que en la dinastía astur-leonesa estos nombres fueron preferentemente de raíz visigótica y en la navarro-aragonesa de origen vasco, destacando que el advenimiento de la casa de Austria aportó los nombres de Carlos y Felipe, tomados de sus antepasados borgoñones, que son los que, continuados por la casa de Borbón, han llegado hasta la actualidad.

Expuso que el uso de ordinales, unidos a los nombres de los reyes, es relativamente moderno, aunque en la baja Edad Media los cronistas solían utilizarlos para distinguir a unos reyes de sus homónimos, pero que es sólo a partir del siglo XVI, cuando el monarca adopta oficialmente un número romano para denominarse.

Refirió que es más reciente todavía el uso de apellidos por parte de los miembros de la familia real, costumbre que sólo se remonta al siglo XIX, denunciando el uso retrospectivo que se hace actualmente por parte de algunos historiadores de unos supuestos apellidos, que jamás los personajes de otros tiempos utilizaron para distinguirse.

Por último, subrayó que en la Monarquía española no ha habido más que una dinastía, que proviene del matrimonio de los Reyes Católicos, herederos respectivos de sus antepasados castellanos, aragoneses, catalanes y navarros, y que hoy representa nuestro actual monarca, descendiente biológico de todos ellos.

En nombre de la Corporación fue contestado por Feliciano Barrios Pintado.


Share This