Más Noticias

Visita de S. M. el Rey Felipe VI a Marruecos

En el reciente viaje de SS.MM. los Reyes de España a Marruecos, durante la audiencia a escritores marroquíes, S.M. el Rey Felipe VI saludó a la profesora Hayat Kara, académica correspondiente por Rabat.

Firma de convenio entre la Real Academia de la Historia y la Real Asociación de Hidalgos de España

El pasado martes 15 de enero de 2019, la directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, y el presidente de la Real Asociación de Hidalgos de España, Manuel Pardo de Vera y Díaz, han firmado un convenio de colaboración por el que la Real Asociación pasa a ser Benefactora de la Real Academia de la Historia, aportando recursos destinados de forma preferente a la digitalización de los fondos de la Colección Salazar y Castro.

 
 
 

Pedro Tedde de Lorca ha ingresado hoy, domingo 3 de marzo de 2019, en la Real Academia de la Historia, para cubrir la vacante de la medalla nº. 6 producida por el fallecimiento de don José Ángel Sánchez Asiaín. La candidatura de Pedro Tedde de Lorca fue presentada por los académicos Vicente Pérez Moreda, Luis A. Ribot García y Carmen Sanz Ayán. El nuevo académico fue elegido el 2 de junio de 2017.

El discurso que ha leído lleva por título La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada. En nombre de la Corporación ha sido contestado por doña Carmen Sanz Ayán.


La evolución del Banco de España como banco central (1782-1914): una aproximación de historia comparada.

El Banco de España es una de las instituciones económicas españolas más veteranas, sólo por detrás del Tesoro Público, y el tercer banco emisor más antiguo del mundo entre los hoy existentes, después del Banco de Suecia, creado en 1688, y del Banco de Inglaterra, que se fundó en 1694. El examen de su evolución histórica se realiza desde una perspectiva comparativa, estableciendo similitudes y diferencias con aquellos bancos centrales que han servido de modelo a otras naciones europeas, como fueron los de Inglaterra y Francia. También se dedica una atención particular al sistema de emisión de billetes en los Estados Unidos, que influyó en numerosos bancos centrales del continente americano.

Los bancos centrales no son instituciones aisladas de su entorno social. Tampoco lo ha sido el Banco de España desde su creación, y las peculiaridades propias de la sociedad y de la economía española contemporáneas han repercutido en sus características, primero como banco emisor oficial, después como banco nacional, y finalmente como banco central. El modelo bancario que siguió el Banco de España –desde que su nombre era de Banco Español de San Fernando, entre 1829 y 1856- fue, sobre todo, el del Banco de Francia, instituido en esta nación en 1800. Sin embargo, la idiosincrasia del Estado liberal español en el siglo XIX, particularmente la crónica insuficiencia financiera del Tesoro Público, condicionó el funcionamiento del Banco de España, uno de sus principales suministradores de crédito. Dicha función, común con otros bancos emisores europeos, absorbió crecidos recursos de dicha institución, aunque ello no le impidió facilitar crédito al sector privado en Madrid y escasamente fuera de la capital. El Banco de España obtuvo, a lo largo del siglo XIX y primera mitad del XX, sustanciales beneficios para sus accionistas. No hay que olvidar que, a pesar de su vinculación con el Tesoro Público, era una entidad privada y lo siguió siendo hasta 1962. En este punto, antes de la Segunda Guerra Mundial, el Banco de España no difirió de los restantes bancos centrales de esa época.

En cambio, se diferenció de los Bancos de Inglaterra o de Francia en su retraso en convertirse en banco nacional, no extendiendo sus actividades al conjunto del territorio español antes del último cuarto del siglo XIX. Hasta 1874, cuando le fue concedido el monopolio de emisión de papel moneda, hubo bancos emisores en las provincias, fusionados aquel año con el de España, salvo cuatro que permanecieron como entidades independientes, limitados a operaciones comerciales. A partir de 1913, varias décadas después de sus homólogos inglés y francés, el Banco de España empezó a ejercer la competencia de prestamista de última instancia, consistente en proporcionar crédito a otros intermediarios financieros con dificultades de liquidez que pudieran extenderse al resto del sistema bancario. Otra singularidad del Banco de España fue el retraso en responsabilizarse por completo de la política monetaria, aunque avanzó en este terreno a partir de 1975, no siéndole reconocida autonomía legal plena hasta 1994. Cinco años después, el Banco de España se integró en la Unión Monetaria Europea, dentro del sistema de bancos centrales, cuya máxima autoridad es el Banco Central Europeo, con el euro como moneda común. De esta forma, al cabo de dos siglos de existencia, completaba el Banco de España su homologación con otras instituciones similares de Europa occidental, de forma casi simultánea al final de su trayectoria como entidad emisora independiente. 

Pedro Tedde de Lorca

 


 

Pedro Tedde de Lorca

(Málaga, 1944). Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Complutense de Madrid, en la que se doctoró en junio de 1974, con una tesis sobre La banca privada y las transformaciones en la economía española durante la Restauración (1874-1914), dirigida por el Gonzalo Anes Álvarez de Castrillón, que alcanzó la calificación de sobresaliente cum laude y premio extraordinario de doctorado.

Comenzó su carrera docente en la misma Universidad, en el curso 1970-71, como profesor ayudante de clases prácticas de Historia Económica, ganando en 1977 las oposiciones a Profesor Adjunto y en 1980 las de Profesor Agregado, ocupando plaza, en ambos casos, en la Universidad Complutense de Madrid. En 1982 ganó por concurso la plaza de catedrático de Historia Económica de la Universidad de Málaga, de cuyo claustro formó parte hasta 1986. En 1993 fue nombrado catedrático de la misma materia en la Universidad San Pablo CEU, de Madrid, a la que perteneció hasta su jubilación en 2014. En la actualidad es catedrático emérito de dicha Universidad

Desde 1972 hasta 2014 desarrolló tareas de investigación el Servicio de Estudios del Banco de España, sobre cuestiones de historia financiera y monetaria. Como resultado de dichas investigaciones, se publicaron los libros El Banco de San Carlos (Madrid, 1988), El Banco de San Fernando (Madrid, 1999), y El Banco de España y el Estado liberal (1847-1874) (Madrid, 2015), en los que se analiza la historia de esta institución a lo largo de casi un siglo, desde su nacimiento hasta que recibió la facultad monopolista de emitir billetes. Asimismo, es autor de otras publicaciones sobre historia financiera, entre ellas La formación de los bancos centrales en España y América Latina (siglos XIX y XX), coeditada con Carlos Marichal (2 volúmenes, Madrid, 1994) y Economía y colonias en la España del 98 (Madrid, 1999). Entre 1980 y 2014 dirigió la serie de libros Estudios de Historia Económica, la cual recoge la mayor parte de los resultados de los investigadores que reciben becas y ayudas del Banco de España, para realizar estudios de Historia Económica.

Otro campo en el que Pedro Tedde ha desarrollado investigaciones y ha publicado numerosos trabajos es el de la política económica de la España Ilustrada, durante el período 1760-1808, correspondiente al reinado de Carlos III y Carlos IV. Entre dichos estudios, pueden mencionarse “Política financiera y política comercial en el reinado de Carlos III” (Madrid, 1989), “Una economía en transformación: de la Ilustración al liberalismo”, en el volumen XXX de la Historia de España Menéndez Pidal, (Madrid, 1999), y “La política monetaria de la Monarquía Ilustrada, 1760-1808: entre la moderación y la defensa del Imperio”, (México, 2014). También es autor de diferentes trabajos sobre la economía andaluza contemporánea, especialmente sobre la banca y los ferrocarriles de dicha región en los siglos XIX y XX.

 
Tamaño de fuente
Contraste
Share This