• A  A  A  

Tomás Muñoz Romero

Tomás Muñoz Romero. Alcalá de Henares (Madrid), 29.X.1814 – Madrid, 17.X.1867. Historiador y jurista.

Su infancia transcurrió en su Alcalá natal, donde hizo los primeros estudios y luego los de Humanidades y Latinidad preparatorios para el ingreso en la Universidad. En ella obtuvo los grados de bachiller en Filosofía (23 de septiembre de 1829), previos a los estudios de Facultad Mayor, y bachiller en Leyes (17 de octubre de 1832), grado este último que le permitía el ejercicio de la abogacía. Tras la obtención de estos títulos amplió sus estudios de Derecho, desempeñando por sus méritos en la Universidad alcalaína las explicaciones de extraordinario. Una vez finalizados sus estudios en 1835 se trasladó a la capital, donde se inició profesionalmente como abogado en la Audiencia Territorial de Madrid (6 de julio de 1836). Pero esta trayectoria profesional se interrumpió bruscamente al ser nombrado por la Diputación Provincial de Madrid subteniente de la Milicia Nacional, participando activamente en las Guerras Carlistas desde 1836 hasta 1840, aunque su vida militar se prolongó tres años más, en los que a petición propia obtuvo la licencia absoluta (7 de octubre de 1843) con el grado de teniente de infantería.

Una vez reintegrado en la vida civil, obtuvo una plaza de oficial en la biblioteca y archivo de la Real Academia de la Historia (1 de junio de 1844), plaza modesta pero que gracias a su tesón y trabajo le llevó a convertirse en uno de los principales especialistas de las instituciones sociales y económicas de la Edad Media española. Sobre la base de su trabajo cotidiano de organización del archivo académico, publicó al cabo de tres años la obra que le dio a conocer en el mundo erudito, la Colección de fueros y cartas pueblas, cuyo principal mérito es que todavía se sigue utilizando y reeditando hoy día, debido a que algunos de los fueros allí incluidos no se encuentran en ediciones críticas modernas. Es muy probable que este éxito influyese en el nombramiento que obtuvo de regente de 2.ª Clase en Historia para impartir la docencia en la Universidad Central (19 de octubre de 1849).

Con el paso de los fondos de los monasterios suprimidos por la desamortización eclesiástica a manos de la Real Academia de la Historia en 1850, ésta le encargó la organización de los mismos, tarea que acometió con unos pocos auxiliares. En este mismo año, la Academia le incorporó también a los trabajos de su Comisión de Cortes y Fueros para preparar su edición. Fruto de estos trabajos previos fue la aparición del Catálogo de fueros y cartas pueblas de España (1852) y el Catálogo de la colección de cortes de los antiguos reinos de España (1855), en los que no aparece explícitamente su nombre.

Fueron años de labor intensa, que le proporcionaron abundantes materiales para sus trabajos, entre los cuales cabe destacar Del estado de las personas en los reinos de Asturias y León en los primeros siglos posteriores a la invasión de los árabes y Refutación del opúsculo Fueros francos. Les Communes françaises en Espagne et en Portugal pendant la Moyen Age. En 1857 obtuvo el Premio de Bibliografía en el concurso de la Biblioteca Nacional con su Diccionario bibliográfico-histórico de los antiguos reinos, provincias, ciudades, villas, iglesias y santuarios de España.

Con la creación de la Escuela de Diplomática en 1856 para la formación de archiveros, Muñoz Romero fue llamado desde el primer momento para formar parte de su profesorado como catedrático de la asignatura de Paleografía Crítica (30 de septiembre de 1857). Por motivos de incompatibilidad, tuvo que dejar su trabajo en la Academia, aunque la siguió frecuentando como investigador.

La carencia de medios con que contaba la Real Academia de la Historia para los trabajos con los fondos monásticos le llevó a poner en manos del Estado este valioso fondo documental. Así, mediante el Real Decreto de 28 de marzo de 1866 se “declara Archivo público general del Reino, bajo la denominación de Archivo histórico nacional, al reunido con los documentos procedentes de las suprimidas corporaciones monásticas por la Real Academia de la Historia en esta Corte, donde en adelante habrá de permanecer” y se nombró a Tomás Muñoz y Romero como comisario regio. A su frente y con un escasísimo grupo de colaboradores, acometió la primera organización sistemática de sus fondos y continuó con la dirección de la publicación de los primeros índices de los archivos monásticos (La Vid), iniciada ya antes de su nombramiento (San Millán de la Cogolla, San Salvador de Oña).

Se puede considerar a Muñoz Romero como la primera persona que se interesó por el estudio de la Sigilografía en España de una manera sistemática. Su gran aportación fue la formación de la colección de improntas, base de la futura sección de Sigilografía del Archivo Histórico Nacional. Toda esta prometedora labor quedó truncada por su temprana muerte a los cincuenta y dos años, cuando llevaba poco más de un año como comisario regio.

Fue elegido académico de número de la Real Academia de la Historia el 11 de febrero de 1859 leyendo su discurso de entrada el 5 de febrero de 1860, calificado como “el texto fundacional del medievalismo español” (Gibert) y el “acta de nacimiento de la moderna historia de las instituciones medievales” (García de Valdeavellano). Pueden considerarse discípulos suyos tres importantes archiveros y también profesores luego de la Escuela: Toribio del Campillo Casamor, José María Escudero de la Peña y Vicente Vignau Ballester.

Más alejado en el tiempo, puede considerarse igualmente heredero científico de su obra a Eduardo de Hinojosa y su escuela.


Obras de ~: Colección de Fueros Municipales y Cartas Pueblas de los reinos de Castilla, León, Corona de Aragon y Navarra, Madrid, Imprenta de José Alonso, 1847 (eds. facs., Madrid, Atlas, 1972, y Valladolid, Lex Nova, 1977; reed., Valladolid, Lex Nova, 2000); Colección de fueros y cartas pueblas de España por la Academia de la Historia. Catálogo, pról.de ~, Madrid, Imprenta de la Real Academia de la Historia, 1852; “Del estado de las personas en los reinos de Asturias y León en los primeros siglos posteriores a la invasión de los árabes”, en Revista de Ambos Mundos, 2 (1854), págs. 880-904, y 3 (1855), págs. 49-75 [2.ª ed. en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos (RABM), 1 (1883), págs. 3-17, 51-60, 86-99 y 119-125; Madrid, Imprenta de D. G. Hernando, 1883]; Colección de cortes de los antiguos reinos de España por la Real Academia de la Historia. Catálogo, Madrid, Imprenta de José Rodriguez, 1855; Diccionario bibliográfico-histórico de los antiguos reinos, provincias, ciudades, villas, iglesias y santuarios de España, Madrid, M. Rivadeneyra, 1858 (ed. facs., Madrid, Atlas, 1973; ed. en microforma, Barcelona, ETD-Micropublicaciones, 1989); De la necesidad de ilustrar con documentos la historia de la Edad Media. Discursos leídos ante la Real Academia de la Historia, en la recepción pública de ~ el día 4 de Febrero de 1860, Madrid, M. Rivadeneyra, 1860; “Sellos del conde de Barcelona D. Ramón Berenguer IV”, en El Arte en España. Revista mensual de Arte y Literatura, 4 (1866), págs. 168-177; “Refutación del opúsculo Fueros francos. Les Communes françaises en Espagne et en Portugal pendant la Moyen Age”, en Revista General de Legislación y Jurisprudencia, 31 (1867), págs. 28-53, 226-246 y 288- 313 (Madrid, Imprenta de la Revista de Legislación, 1867); “Inventario de los fondos o procedencias del Archivo Histórico Nacional con expresión de los documentos que comprenden”, en RABM, 1 (1871), págs. 102-106 y 118-124 (Inventario del Archivo Histórico Nacional, Madrid, Tipografía de la Revista de Archivos, bibliotecas y Museos, 1871).

Bibl.: J. M.ª Escudero de la Peña, “Necrología. Don Tomás Muñoz y Romero”, en La Enseñanza. Revista de Instrucción Pública, Archivos y Bibliotecas, 3 (1867), págs. 25-27; M. Ossorio y Bernard, Periodistas españoles del siglo XIX, Madrid, Imprenta y Litografía de J. Palacios, 1903, pág. 297; VV. AA., Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, t. XXXVI, Barcelona, Hijos de J. Espasa, 1918, pág. 431; J. M.ª Ots Capdequí, “Los más grandes cultivadores de la Historia del Derecho Español. Martínez-Marina, Herculano, Muñoz Romero, Pérez Puyol, Costa, Hinojosa, Desdevises du Dezert, Gama Barros y Mayer”, en Anales de la Universidad de Valencia, 4 (1923-1924), págs. 117-159 (espec., págs. 123-125); A. González Palencia, “Adiciones de Don Fermín Caballero al Diccionario de Muñoz Romero”, en RABM, 53 (1947), págs. 253-343; A. Ruiz Cabriada, Bio-bibliografía del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, 1858-1958, Madrid, Junta Técnica de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1958, págs. 685-686; C. Crespo, “Los primeros cien años del Archivo Histórico Nacional (1866-1966)”, en RABM, 73 (1966), págs. 295-297; L. García de Valdeavellano, “Vida y obra de D. Tomás Muñoz y Romero (1814-1867)”, en Boletín de la Real Academia de la Historia (BRAH), 163 (1968), págs. 89-142 (reed. en Seis semblanzas de historiadores españoles, Sevilla, Universidad, 1978, págs. 7-71, retrato); R. Gibert, “Tomás Muñoz y Romero (1814-1867)”, en Anuario de Estudios Medievales, 6 (1969), págs. 563-574; E. Sáez y M. Rossell, Repertorio de Medievalismo Hispánico (1955-1975), t. II, Barcelona, El Albir, 1978, pág. 754; Marqués de Sieteiglesias, “Real Academia de la Historia. Catálogo de sus individuos.

Noticias sacadas de su archivo”, en BRAH, 175 (1978), págs. 553-555; V. Herrero Mediavilla y L. Rosa Aguayo Nayle, Archivo biográfico de España, Portugal e Iberoamérica, München, Saur, 1986, ficha 647, pág. 65; J. Fernández Sánchez, Historia de la bibliografía en España, Madrid, El Museo Universal, 1987, págs. 220-221; J. Lalinde Abadía, “El hispanista alemán Adolf Helfferich (1813-1894)”, en Anuario de Historia del Derecho Español, 66 (1996), págs. 987-1003; J. Delgado Casado, Un siglo de bibliografía en España. Los concursos bibliográficos de la Biblioteca Nacional (1857-1953), t. II, Madrid, Arco Libros, 2001, págs. 619-625; I. Peiró Martín y G. Pasamar Alzuria, Diccionario Akal de historiadores españoles contemporáneos (1840-1980), Madrid, Akal, 2002, págs. 434-435; B. Pellistrandi, Un discours national? La Real Academia de la Historia entre science et politique (1847- 1897), Madrid, Casa de Velázquez, 2004, pág. 406.


Biografía escrita por Luis Miguel de la Cruz Herranz procedente del Diccionario Biográfico Español.

Share This