Biografía escrita por José Luis Ramón Carrión, doctor por la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, periodista taurino y Director de la revista “6 toros 6”.


José Luis Vázquez Garcés. Pepe Luis. Torero.

Sevilla, 21.XII.1921 – 19.V.2013.

Hijo de Concepción Garcés y del novillero José Vázquez Roldán, hermano de los matadores Manolo y Antonio Vázquez y de los novilleros Rafael y Juan, padre del matador Pepe Luis Vázquez Silva y nieto del banderillero Francisco Vázquez Vázquez Chico. Cossío dice de manera errónea que nació el 3 de enero de 1922.

Nacido en el barrio de San Bernardo, Pepe Luis tuvo, según Araúz de Robles, “dos escuelas: la de gramática y números, en San Diego, con don Carlos Alonso Chaparro como maestro, y la del matadero viejo, con el abuelo Rafael [Garcés, sargento de la Guerra de Cuba y portero del Matadero de Sevilla]. Y simultanea ambas”. En aquellos corrales dio sus primeros capotazos a reses de media casta, y, con catorce años, toreó de maravilla un novillo en la finca El Quintillo, en las cercanías de Sevilla (en los terrenos donde actualmente se alza la Universidad Laboral). Añade Araúz de Robles: “Lo prodigioso era que Pepe Luis no había toreado en vivo nunca. Lo prodigioso, para quien no estuviese en el secreto de sus andanzas por los corrales del matadero. Pero incluso para quien las conociera bien o las intuyera. Porque, ¿podía rozarse la perfección, como la rozaba este chaval, no habiendo practicado más que con esa materia bárbara que son los moruchos destinados al matadero?”.

Al año siguiente (1937), antes de debutar en público, en mayo estoqueó dos novillos en la Maestranza, sólo abierta para un selecto grupo de aficionados sevillanos. Los astados eran de Miura y del marqués de Guadalest, y Pepe Luis lució un traje corto de chaquetilla blanca. Vistió su primer traje de luces (rosa y oro, alquilado al sastre Manfredi) el 18 de julio de 1937 en Algeciras, alternando con Antonio Mejías Jiménez Antonio Bienvenida y novillos de Juan Gallardo. En la noche del 7 de agosto toreó en la Maestranza junto a Francisco Casado Escalante Paquito Casado, en un espectáculo flamenco-taurino. Los erales fueron de Juan Belmonte. Regresó a la plaza de Sevilla el 29 de mayo de 1938, con Antonio Ponce Titi y Mariano Méndez, completando Pepe Luis una actuación deslumbrante. Debutó con picadores en la Maestranza el inmediato 5 de junio, con Manuel Rodríguez Manolete y Manuel Calderón, con novillos de Gallardo. En Madrid hizo su presentación el 13 de julio de 1939, alternando con Mariano García y Félix Almagro, que resultó herido de muerte por un novillo de Domingo Ortega. Repitió en Las Ventas el 23 de julio, tarde en que cortó dos orejas a un astado de Antonio Pérez. Unos días antes, el 9 de julio, había obtenido dos y un rabo, además de dos patas, en la Maestranza.

Tras una excelente campaña como novillero, tomó la alternativa en Sevilla el 15 de agosto de 1940, de manos de José Mejías Jiménez Pepe Bienvenida, que le cedió el toro Sabihondo, de Francisco Curro Chica. Francisco Vega de los Reyes Gitanillo de Triana ejerció de testigo del doctorado. Marcial Lalanda, que más adelante se convertiría en su apoderado, le confirmó la alternativa el 20 de octubre de 1940, en presencia de Rafael Ortega Gallito. El primer toro de Pepe Luis se llamó Carmoneño, y pertenecía a la vacada de Bernardo Escudero Bueno (Escudero Calvo y, muchos años después, Victorino Martín). La corrida, organizada en homenaje a Heinrich Himmler, jefe de la Gestapo y ministro de Hitler, se suspendió por lluvia a la muerte del tercer toro.

Prácticamente desde aquel primer momento Pepe Luis Vázquez se convirtió en figura del toreo. En 1941 y 1942 lideró el escalafón de matadores, logrando salir en hombros de la plaza de Las Ventas el 18 de octubre de este último año, en la corrida de despedida de Marcial Lalanda y de la alternativa de Juan Mari Pérez Tabernero. En esos años, los aficionados vivieron con pasión dos rivalidades taurinas excelentes: la de Manolete con Pepe Luis, y la de éste con José Martín-Vázquez Bazán Pepín Martín Vázquez. Eran tiempos de ilusión y de gloriosas expectativas. Sin embargo, Pepe Luis no pudo consagrarse entonces debido a la grave cornada que sufrió en Santander el 25 de julio de 1943, y que le desfiguró la cara.

La historia del torero de barrio de San Bernardo dio un nuevo vuelco en 1951, tras dos grandes faenas en Madrid y en Valladolid, a sendos toros de Castillo de Higares y del marqués de Villagodio, respectivamente. Sobre la faena de Las Ventas, en la revista 6TOROS6 se escribió: “Con 29 años de edad y once de alternativa, cuando Pepe Luis cuajó al sobrero de Castillo de Higares, el 17 de mayo de 1951, el diestro sevillano era mucho más que un diestro veterano. Pepe Luis era, en realidad, un torero de culto. La quintaesencia del arte de torear, el ángel y la gracia, la ciencia y la magia en su más pura expresión. Recién reaparecido y a punto de retirarse casi definitivamente, la faena vino a ser algo así como la culminación su trayectoria. El canto del cisne de un torero inigualable e inimitable, inteligente en grado sumo, al que no en vano llamaron el «Sócrates del toreo»”. De todas las grandes faenas que Pepe Luis hizo en Madrid, en la memoria de los aficionados sólo quedó una con nombre y apellidos, la que le hizo al toro Misionero (al que de manera equivocada también se llamó Gazpacho), sobrero de Castillo de Higares.

En la revista El Ruedo, el crítico EMECE consideró que la faena había sido una “deliciosa teoría artística”. Y añadió: “Había sido retirado el toro de Bohórquez y se había dado suelta al sustituto, gordo y bien armado. De vuelta del callejón, adonde había saltado, Pepe Luis lo enlazó y lo enceló en su capote. Se vio que le gustaba el toro. Porque, aunque quedó un tanto aplomado en el tercio de varas, embestía sin tirar cornadas. Y entonces el torero de San Bernardo, animándolo desde cerca y con la voz, lo trajo a juego con pases fundamentales lentos y largos y compuso la nueva obra artística con desplantes y adornos de graciosa hechura. Toreo serio y toreo primoroso. Pepe Luis recuperaba de golpe ese sitio que, en su clase de toreo, nadie, sino el propio Pepe Luis, le había disputado. Está donde estaba. Bueno; mejor que estaba. Esta es la verdad”.

En 1952 sólo toreó una corrida, en Toledo. Apartado desde ese momento de los ruedos, se casó en Sevilla con la sevillana Mercedes Silva Jiménez, hija de Juan Silva Ortiz, que le dio seis varones y una hija. Reapareció en 1959 para torear diecinueve corridas (cuatro de ellas en Las Ventas). Hizo su último paseíllo el 20 de septiembre en Madrid, alternando con su hermano Manolo y con Francisco Romero López Curro Romero. En la plaza de Las Ventas actuó en 48 corridas de toros (cortó doce orejas, la última el 18 de mayo de 1959), una menos que en Barcelona y cuatro menos que en Sevilla. En el total de su trayectoria intervino en 568 corridas y en 127 novilladas picadas. Con Manolete compartió cartel como matador en 120 ocasiones.

Según Don Ventura, en Pepe Luis se dieron dos perfecciones: la de la técnica y la de la gracia. Opinión que corrobora Cossío: “Pepe Luis Vázquez ha sido un torero excepcional, y en su línea sevillana de garbo, gracia e inteligencia, acaso el más sobresaliente que ha conocido la afición española de los toros en cualquier tiempo. Su arte cristalino de puro claro, estaba regido por una cabeza serena e inteligente que impidió siempre que intentara nunca más de lo que pudiera lograrse en las faenas, pero nunca puso coto a estos logros, y faenas suyas pueden quedar como ejemplo de hasta dónde ha podido llegar la belleza y la gracia en el toreo y cuál es el límite de la emoción propiamente estética que admite. Todos sus logros artísticos estaban en la línea de la naturalidad y jamás descompuso con una afectación trágica o un patetismo afectado la armonía de su arte”.

Pepe Luis, nombrado sin apellido, pues así es como siempre le llamaron críticos y aficionados, popularizó la suerte del toreo denominada cartucho de pescado, que consiste en un cite a larga distancia con la muleta plegada en la mano izquierda.

Falleció en su ciudad natal con noventa y un años.

Bibl.: J. de Urrutia, Los sustitutivos en el toreo (De Joselito-Belmonte a Manolete-José Luis Vázquez), Madrid, Suces, de Rivadeneyra, 1943; Don Ventura (seud. de V. Bagués), Historia de los matadores de toros, Barcelona, Imp. Castells-Bonet, 1943 (ed. Barcelona, De Gassó Hnos., 1970, pág. 233-234); G. del Barco, Pepe Luis Vázquez. Vida y arte del torero de San Bernardo, Cádiz, Escalicer, 1944; Emece (seud. de Manuel Casanova), “Las corridas de la feria de San Isidro”, en El Ruedo (Madrid) n.º 361 (24 de mayo de 1951); J. M. Cossío, Los toros. Tratado técnico e histórico, vols. 3 y 6, Madrid, Espasa Calpe, 1961, págs. 740-743 y pág. 553, respect.; R. Ríos Mozo, Pepe Luis Vázquez y su tiempo…, pról. de Luis Bollaín, Sevilla, Edit, Católica, 1970; C. Jalón, Memorias de “Clarito”, Madrid, Guadarrama, 1972; S. Araúz de Robles, Pepe Luis, meditaciones sobre una biografía, Madrid, Espasa Calpe, 1988; F. Claramunt, Historia ilustrada de la Tauromaquia, Madrid, Espasa Calpe, 1989; F. Mira, Medio siglo de toreo en la Maestranza (1939-1989), Sevilla, Guadalquivir, 1990; J. L. Suárez Guanes, Madrid-Cátedra del toreo (1931-1990), Madrid, Espasa Calpe, 1990; M. Gómez-Santos, “Pepe Luis Vázquez”, en Mi ruedo ibérico, Madrid, Espasa Calpe, 1991, págs. 345-377; C. Abella, Historia del toreo, vol. 2, Madrid, Alianza Editorial, 1992, págs. 98-103; F. Narbona y E. de la Vega, La Maestranza… y Sevilla (1670-1992), Madrid, Espasa Calpe, 1992, págs. 233-247; N. Luján, Historia del toreo, Barcelona, Destino, 1993 (3.ª ed.), pág. 289; J. L. Ramón, Todas las suertes por sus maestros, Madrid, Espasa Calpe, 1998; P. Arnouil e I. de Cossío, “Pepe Luis con «Misionero» de Castillo de Higares”, en Grandes faenas del siglo XX, Madrid, Espasa Calpe, 2001; J. M. Sotomayor, “Relación de las corridas de toros, novilladas con picadores y festejos de rejones celebrados en la Plaza Monumental de las Ventas de Madrid (17 de junio de 1931-23 de octubre de 2005)”, en VV. AA., Las Ventas. 75 años de historia, Madrid, Centros de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, 2006; J. L. Ramón, “Hitos de Las Ventas: Pepe Luis Vázquez y el sobrero de Castillo de Higares”, en 6TOROS6 (Madrid), 29 de agosto de 2006.


Imagen CC Flickr. La Maestranza de Sevilla cortesía de Virginia Monita

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This