Biografía escrita por Mercedes Águeda Villar, profesora de Historia del Arte en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid desde 1972. Desde 1994 es profesora titular de la Escuela Universitaria de la Universidad Complutense de Madrid.


Rosario Weiss Zorrilla. Pintora.

Madrid, 2.XII.1814 – 30.VII.1843.

Hija de Isidoro Weiss, hijo de un comerciante de joyería de origen alemán, y de Leocadia Zorrilla Galarza, hija de comerciantes y emparentada con la familia política del hijo de Goya. Entre 1820 y 1821 pasó a vivir, junto con su madre y hermano Guillermo, con Francisco de Goya en la Quinta del Sordo; en 1824, cuando este último dejó Madrid y se exilió en Burdeos, la niña continuó viviendo en Madrid con su madre unos meses más, mientras tanto comenzó a recibir sus primeras lecciones artísticas bajo la dirección del arquitecto Tiburcio Pérez Cuervo, que le enseñó a utilizar el difumino y la tinta china utilizando como modelo dibujos de Goya. En septiembre de ese mismo año llegaba a Burdeos acompañada de su madre y hermano. De este período se conocen algunos detalles, por las cartas de Leandro Fernández de Moratín, que confirman su educación en el dibujo y la música.

En 1828, tras la muerte de Goya, la situación económica de su madre se vio muy afectada, aunque continuaron residiendo en Burdeos y allí siguió recibiendo lecciones de dibujo y pintura con un miembro de la familia Vernet, posiblemente François, con quien comenzó a utilizar el color al óleo. También asistió a la escuela gratuita de Pierre Lacour, pintor discípulo de David, donde aprendió a litografiar. En 1830 se fecha la litografía El genio de la libertad, cuyo tema era un homenaje a Francisco Espoz y Mina, en cuyo ejército militaba su hermano Guillermo. Tras la amnistía decretada en 1832 para todos los que habían cometido delitos contra el monarca Fernando VII muchos liberales regresaron a su patria, Rosario, junto a su madre y hermano, esperó hasta el mes de junio de 1833, instalándose en Madrid. Durante estos primeros años como pintora en Madrid, sólo se la conocen copias de cuadros del Museo del Prado y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Al tiempo, se incorporó a las actividades del Liceo Artístico y Literario el mismo año de su creación, en donde tenía el número de socia, 221; esta agrupación fue símbolo del movimiento romántico de corte liberal y había sido fundado en 1837 por José Fernández de la Vega. En ella participó la pintora desde sus primeras reuniones hasta 1841, su labor se ve reflejada en algunas de las sesiones de “competencia” junto a pintores de su época, haciendo retratos a lápiz y litografiados de muchos de sus individuos e incluso alguna de sus obras sirvió de ilustración en la revista del Liceo, como La Pasiega (1838). También participó en las exposiciones de esta institución con obra original y con copias de Goya que, más tarde, fueron compradas por la Reina Gobernadora (1839), y en 1840, con motivo de la exposición a beneficio del pintor Esquivel, donó dos dibujos.

Desde su regreso a España estuvo ligada a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, participando en las exposiciones de 1834 con copias de Murillo y de Goya, en 1835 con la copia de La rendición de Breda de Velázquez y un retrato de Van Dyck, volviendo a exponer en 1836 y 1837 con copias de Velázquez y Goya. En abril de 1838 solicitó ser académica de pintura y la institución la eximió de los ejercicios reglamentarios obligatorios por su actividad profesional reconocida y como “tema de pensado” se le pidió la realización de un cuadro religioso la Virgen de la Contemplación, obra que entregó en 1840. Previamente en 1839 había presentado en la exposición de aquel año uno de sus retratos más celebrados La familia Pita Pizarro, y en 1840 un cuadro con el tema del Ángel custodio.

Este nombramiento de académica de mérito le debió de ayudar en su solicitud al puesto de maestra de Dibujo de Isabel II y su hermana la infanta Luisa Fernanda, que le fue concedido en 1842. Esta elección se inscribe dentro del clima liberal impuesto por el gobierno, que nombró preceptor de Isabel II a Agustín de Argüelles, quien debió interceder para este nuevo puesto para Rosario Weiss. Poco tiempo tuvo para ejercerlo, ya que, con la salud muy deteriorada, murió al año siguiente.

Toda su vida estuvo teñida, hasta muy recientemente, de una polémica aureola romántica por la sospecha de haber sido hija ilegítima de Goya, aunque no haya ningún dato documental que lo confirme. Pintora mediocre, de escasa producción, fue siempre más conocida por su relación con Goya y la copia de sus obras, fundamentalmente dibujos, su personalidad fue siempre sospechosa de haber hecho copias para ser vendidas de forma fraudulenta, como parece atestiguarlo un testimonio antiguo de la duquesa de San Fernando, quien en recuerdo del viejo Goya, al que había conocido, la dejó copiar cuadros de su colección, pero después de haber copiados dos bocetos de los “caballos de Velázquez” que fueron presentados en la exposición de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de 1836, la prohibió esta práctica en su casa. En 1956 una serie de dibujos goyescos conservados en la Hispanic Society de Nueva york fueron atribuidos a esta pintora por López Rey y desde entonces el número de las copias y variantes sobre modelos de Goya no ha hecho más que incrementarse.


Obras  de~: Obra al óleo originales: La Pasiega, 1838 ant.; Retrato de la familia Pita Pizarro, 1839; Interior de iglesia, 1840 ant.; Virgen de la Contemplación, 1840; Ángel custodio, 1841; Venus, 1841; Diana, 1841; El silencio, 1841; La atención, 1841; Paisaje. Copias de obras al óleo: Virgen con Niño de Murillo, 1834; Retrato de Goya de Vicente López, 1834; Rendición de Breda de Velázquez, 1835; Retrato de Sir Endimión Porter y Van Dyck de Van Dyck, 1835; Retrato ecuestre de Felipe IV de Velázquez, 1836 ant.; Retrato ecuestre del Conde Duque de Velázquez 1836 ant.; Autorretrato de Goya, 1837. Obras a lápiz: Retrato de Goya; Mme. Duret; Mme. Barde; Manuela Oreiro; Espronceda; Zorrilla; Mesonero Romanos; Duque de Rivas; Quintana; Autorretrato en la mesa de dibujo; Dromedario con su guía; Pantera; Zorro; Litografías: El genio de la libertad, 1830; La Pasiega, 1838; Retrato de los duques de San Fernandode Rafael Tejeo.


BIBL.: J. A. Rascón,  “Necrología. Doña Rosario Weiss”, en Gaceta de Madrid, 23 de septiembre de 1843, págs. 3-4; M. Ossorio y Bernard, Galería Biográfica de Artistas Españoles del siglo XIX,  Madrid, Imprenta Ramón Moreno, 1868-1869, págs. 618-619; E. Lafuente Ferrari, Antecedentes, coincidencias e influencias del arte de Goya, Madrid, Sociedad Española de Amigos del Arte, 1947, págs. 618-619; M. Núñez  de Arenas, “La suerte de Goya en Francia”, en Bulletin Hispanique, 3 (1950); M. Lasso de la Vega y López de Tejada, Marqués del Saltillo, Miscelánea madrileña, histórica y artística. Primera serie: Goya en Madrid: su familia y sus allegados (1746-1856), Madrid, Imprenta y Editorial Maestre, 1952; J. López-Rey, “Goya and his pupil: Maria del Rosario Weiss”, en Gazette des Beaux-Arts, LXIII (1964), págs. 251-284; J. Fauque y R. Villanueva Echevarría, Goya y Burdeos (1824-1828), Zaragoza, Oroel, 1982; J. Álvarez  Lopera, “La carrera de Rosario Weiss en España: a la búsqueda de un perfil”, en La mujer en el Arte Español, VIII Jornadas de Arte, Madrid, CSIC, 1997, págs. 309-324; C. Hidalgo Brinquis, “Étude du papier des dessins de la serie Goya-Weiss de la Biblioteca Nacional de Madrid”, en Goya, hommages: les années bordelaises, 1824-1828, présence de Goya aux XIX et XX siècles, Bordeaux, Musée des Beaux-Arts, 1998, págs. 197-198; J. Álvarez  Lopera, “Rosario Weiss. Vida y Obra”, en Goya y lo goyesco en la Fundación Lázaro Galdiano, Madrid, Caja Segovia, 2003, págs. 145-161; A. Pérez Sánchez, “La presencia de Goya y lo goyesco en el Liceo Artístico y Literario de Madrid”, en Goya, 305 (2005), págs. 93-104.


Imagen: CC Wikimedia Commons La Virgen en Oración. cortesía de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This