• A  A  A  

Miquel Batllori Munné

Barcelona, 1.X.1909 – Sant Cugat (Barcelona), 9.II.2003. Historiador y jesuita (SI).

El jesuita e historiador Miquel Batllori nació en Barcelona, en el seno de una familia culta y refinada de la burguesía. Entre 1916 y 1925 cursó estudios con los jesuitas y en 1920, a los once años y cuando se encontraba en segundo de bachillerato, fue operado por primera vez de una osteomielitis, enfermedad ósea de carácter infeccioso que se le manifestó de forma crónica hasta los veinticinco años, y que rebrotó al final de su vida. Durante las largas convalecencias, leyó en abundancia, tanto la prosa en catalán de Verdaguer, como Julio Verne, Chesterton o Bernard Shaw. Con quince años de edad se matriculó en la Facultad de Filosofía y Letras, y, de manera no oficial, también siguió la carrera de Derecho. En 1928 obtuvo ambas licenciaturas y se le concedió el Premio Extraordinario de Licenciatura de la Facultad de Filosofía y Letras de Barcelona. A pesar de su juventud, aquellos tres años, que coincidieron con la dictadura de Miguel Primo de Rivera, resultaron decisivos para su formación, ya que le inculcaron un profundo universalismo.

Entre los profesores que más le influyeron destacan Pere Bosch Gimpera, Antonio de la Torre, Jordi Rubió Balaguer y Ángel de Apráiz. De este último proviene su primera afición a los temas de estética y las primeras lecturas de Ruskin y Croce. Otro pensador con el que se identificó durante su juventud fue Eugenio d’Ors.

En octubre de 1928 ingresó en la Compañía de Jesús, siendo destinado al noviciado de Gandía, en el antiguo palacio ducal de San Francisco de Borja, familia que ocuparía buena parte de sus futuros trabajos eruditos. En 1930 inició los estudios jesuíticos de humanidades en Veruela, pero, al año siguiente, la disolución de la orden religiosa por parte del gobierno de la Segunda República motivó su traslado a Italia. Entre 1933 y 1936 estudió filosofía en Avigliana (Turín) y, a instancias de Ignasi Casanovas, su maestro y director de la Biblioteca Balmesiana, investigó la proyección de los jesuitas catalanes en la Italia del siglo XVIII en los archivos y las bibliotecas italianos, donde a su vez entró en contacto con los textos catalanes medievales. El estallido de la guerra civil, el asesinato del padre Casanovas y el talante poco liberal de sus superiores interrumpieron sus estudios y lo sumergieron en una cierta crisis existencial, que resolvió refugiándose en la lectura metódica y exhaustiva de grandes figuras de la literatura catalana, como Balmes, Torras i Bages y Maragall. Hasta 1939 estudió teología en San Remo y obtuvo la licenciatura en Oña (Burgos) en 1940, el mismo año en que fue ordenado sacerdote en Barcelona.

Una vez finalizados sus estudios eclesiásticos y debido a su actitud crítica, fue alejado de Barcelona y destinado al Colegio Monti-sion de Mallorca, donde impartió clases desde 1941 hasta 1947. A pesar de la voluntad de alejamiento de sus superiores, el período mallorquín le brindó firmes amistades, una cierta libertad para escribir su larga síntesis sobre el lulismo italiano y cimentar su particular enfoque de la historia cultural catalana. A finales de 1947 regresó definitivamente a Italia, alternando su residencia en Roma con estancias en otras ciudades españolas y largos viajes por el continente americano. Desde 1952 fue profesor de historia moderna y, durante algunos años, también de historia de América, en la Facultad de Historia Eclesiástica de la Universidad Gregoriana de Roma, así como catedrático desde 1955 hasta su jubilación en 1980. También fue director del Instituto Histórico de la Compañía de Jesús de Roma desde 1954 a 1957, y de la revista jesuítica Arxivum Historicum Societatis Iesu, entre 1951 y 1969. En Roma, consolidó sus estudios y escribió más de mil publicaciones en varias lenguas, basadas en una investigación directa en los archivos, que respondían a una gran diversidad de intereses. Esta temática y cronología aparentemente dispersa se vertebró alrededor de un doble eje historiográfico: la cultura catalana entendida dentro de la cultura europea desde el Renacimiento hasta nuestros días y la historia de los jesuitas.

Una activa trayectoria en Europa y América a través de cursos, conferencias y su participación en múltiples congresos le llevaron a ser miembro directivo del Comité de Ciencias Históricas entre 1960 y 1970 y a ostentar cargos en diversas instituciones académicas y culturales: correspondiente del Institut d’Estudis Catalans y de la Reial Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona, numerario de la Real Academia de la Historia y miembro de honor de la Societat Arqueològica Lul·liana. Entre otras distinciones obtuvo la Creu de Sant Jordi y la Medalla d’Or de la Generalitat de Catalunya (1982 y 1985), la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio (1984), el Premi d’Honor de les Lletres Catalanes (1990), el Premi Lluís Guarner de la Generalitat Valenciana (1991), el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (1995), la Medalla d’Or de la Comunitat Autònoma de les Illes Balears (1998), el Premio Nacional de las Letras Españolas y la Medalla d’Honor del Parlament de Catalunya (2001).

En 2003 fue investido doctor honoris causa por once universidades pertenecientes a los distritos de Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana.


Obras de ~: Recuerdos de casi un siglo, recops. por C. Gatell y G. Soler, Barcelona, El Acantilado, 2001; Obra Completa, València, Edicions Tres i Quatre, 1993-2003 (col. Biblioteca d’Estudis i Investigacions) [contiene: Estudis sobre l’Edat Mitjana (vol. I), Ramon Llull i la seva influència en el pensament europeu (vol. II), La figura d’Arnau de Vilanova (vol. III), El llinatge de la família Borja (vol. IV), L’humanisme i les reformes religioses del segle xvi (vols. V-VI), La figura de Baltasar Gracián i el Barroc (vol. VII), La cultura dels jesuïtes a l’Edat Moderna (vol. VIII), La Il·lustració i el pensament del segle xviii (vol. IX), Les inquietuds dels jesuïtes exiliats a Itàlia al segle xviii (vols. XXIII), El procés d’independència llatinoamericà i el paper que hi tingueren els jesuïtes (vols. XIV-XV), La interpretació de diversos personatges de la cultura del segle xix i xx (vols. XVI-XVII), Les relacions Església-Estat durant la Segona República Espanyola (vol. XVIII) y Records personals i últims escrits (vol. XIX)].

Bibl.: VV. AA., “Miquel Batllori. Una historiografia puntual en la cultura occidental”, en Revista Anthropos (Barcelona), n.º monogr. 112 (1990); VV. AA., Miscel·lània entorn de l’obra del pare Miquel Batllori, Barcelona, Entidad Autónoma del Diario Oficial y de Publicaciones, 1991; J. M. Benítez, Jesuïtes i Catalunya: fets i figures, Monestir de Montserrat, 1996; J. Solervicens (ed.), Miquel Batllori, historiador humanista. Cicle sobre la seva obra (17 de febrer-17 de març de 1998), Barcelona- Sabadell, Fundació Caixa Sabadell-Reial Acadèmia de Bones Lletres, 1998; VV. AA., Jornades sobre l’obra de Miquel Batllori, Barcelona, Institut d’Estudis Catalans. Secció Històrico- Arqueològica, 1998; A. Alcoberro, Miquel Batllori, Barcelona, Institut Català per a la Recerca, 2000; J. Solervicens, “Bibliografía de Miquel Batllori”, en M. Batllori, Obra completa, op. cit., vol. XX, 2004.


Biografía escrita por Cristina Gatell y Glòria Soler procedente del Diccionario Biográfico Español.

 

Share This