• A  A  A  

Francisco Antonio de Salcedo y Aguirre,Marqués de Vadillo (I). Soria, 16.X.1646 – Madrid, 24.VI.1729. Corregidor de Madrid, consejero de Indias. Llevó a cabo importantes proyectos arquitectónicos y urbanísticos que sirvieron para modernizar la Villa y Corte.

Muchas y elevadas esperanzas fueron depositadas en este miembro de una familia representativa del poder local castellano que, en su caso, hundía sus raíces en el solar vascongado de la casa de Ayala. Los escasos datos sobre sus primeros años de vida no pueden ocultar una preparación esmerada para los negocios de la administración que tempranamente fue puesta de manifiesto en la gestión de las rentas sevillanas y, más tarde, en los corregimientos de Plasencia, Salamanca y Jaén. Una primera etapa profesional que se cerraría con su traslado a la Corte en fecha desconocida, siempre antes de finalizar el siglo xvii. Su eficacia en el abasto de trigo le hizo acreedor el 28 de enero de 1700 de un puesto de consejero honorario de Hacienda.

Durante la Guerra de Sucesión, se mantuvo fiel a la causa borbónica, prestando importantes servicios en el corregimiento de Córdoba y en la superintendencia de las Rentas Reales. Una trayectoria intachable que fue recompensada por Felipe V con el marquesado de Vadillo (Real Despacho de 17 de agosto de 1712) y con una plaza de consejero de Indias de capa y espada (20 de diciembre de 1713).

Una experiencia atesorada que daría sus mejores frutos —o por lo menos, los más conocidos— a partir de su nombramiento como corregidor de Madrid el 8 de octubre de 1715, cuanto frisaba en los setenta años de edad. Por paradójico que parezca, Francisco Antonio de Salcedo desarrolló una intensa actividad al frente de importantes proyectos arquitectónicos y urbanísticos que sirvieron para modernizar la Villa y Corte. Contó para ello con el inestimable quehacer del arquitecto municipal Pedro de Ribera. Frutos de esta colaboración fueron la construcción del nuevo Cuartel de Guardias de Corps, la remodelación del Hospicio y la reconstrucción definitiva del puente de Toledo. Otras iniciativas, menos vistosas pero igual de importantes para la vida diaria de los madrileños, permitieron mejorar el abastecimiento de agua y las comunicaciones viarias. Esta dedicación a la mejora de las infraestructuras municipales le ha valido el calificativo de personaje “preilustrado”.

En el conocido como Paseo Nuevo, configurado también en este período, el marqués de Vadillo costearía la construcción en 1718 de la ermita de la Virgen del Puerto que pronto daría nombre a esta zona aledaña a los jardines del viejo Alcázar de los Austrias.

Dotó su patronato con generosidad hasta el punto de nombrar a la ermita heredera de un tercio de sus bienes. Tras su fallecimiento fue enterrado bajo el altar mayor de esta Virgen extremeña, a la que se debió de aficionar durante su estancia profesional en Plasencia.

El pintor Miguel Jacinto Meléndez supo reflejar la inteligencia viva y el carácter firme del corregidor de Madrid en dos magníficos retratos que se conservan en el Museo Municipal de Madrid (boceto) y en el Museo de Bellas Artes de Asturias (cuerpo entero). Del primero de ellos, el grabador Simón Brieva, según el dibujo de José López Enguidanos, abriría una estampa para ilustrar la biografía de Vadillo escrita por Loperráez.

Bibl.: J. Loperráez Corvalán, Descripción histórica del obispado de Osma con tres disertaciones sobre los sitios de Numancia, Uxama y Clunia, Madrid, Imprenta Real, 1887; A. González Gómez, Hijos ilustres de Soria y su partido, Soria, F. Jodra, 1912; Marqués de Saltillo, “El primer marqués del Vadillo (1646-1729), corregidor de Madrid”, en Celtiberia, 2 (1951), págs. 189-220; J. Sanz y Soria, “Linajes sorianos: hombres ilustres de la familia Salcedo: (III Centenario de D. Luis de Salcedo, 1667-1967)”, en Celtiberia, 33 (1967), págs. 37-47; M. Verdú Ruiz, La obra municipal de Pedro de Ribera, Madrid, Ayuntamiento, 1988; Miguel Jacinto Meléndez (1679- 1734), Madrid, Ayuntamiento, 1990; M. Verdú Ruiz, El arquitecto Pedro de Ribera (1681-1742), Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1998.

Biografía escrita por Juan Luis Blanco Mozo.

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This