pertegazBiografía escrita por David Moralejo Ortega, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca, en la actualidad es Jefe de Estilo de Vida en la revista Glamour y autor del blog Cuaderno de Bon Vivant en Glamour.es (Condé Nast, S.A.), trabajo que compagina con su tarea como tutor de Escritura Creativa en el taller literario Yo Quiero Escribir, de Carmen Posadas. Como escritor ha publicado la novela Una vez más, nadie me echa de menos (Huerga y Fierro) y la antología poética La Generación del #FinDelMundo (Huerga y Fierro).


Manuel Pertegaz Ibáñez, Olba (Teruel), 1918 – Barcelona, 30.VIII.2014. Modisto.

Nacido en el seno de una humilde familia de campesinos, a los diez años se trasladó con sus padres a Barcelona. A los doce años, en 1930, comenzó a trabajar en una tienda de la calle Carmen, y poco después en la sastrería Angulo, donde la apertura de una sección dedicada a la mujer le permitió descubrir su auténtica vocación: la costura femenina. Practicó con éxito entre amigas de la familia y clientas, pero no abrió su primer taller hasta 1942. Allí, en un pequeño entresuelo de la avenida Diagonal, presentó su primera colección de Alta Costura. Seis años después, inauguró tienda en la calle Hermosilla de Madrid y realizó su primer viaje a París. Sin embargo, fue en la década de los cincuenta cuando alcanzó la fama internacional.

En 1954 visitó Estados Unidos, donde, después de recorrer Boston, Nueva York, Filadelfia y Atlanta, la Universidad de Harvard le concedió el llamado “Oscar de la costura”. El reconocimiento, así como la venta de sus colecciones en Norteamérica, le convirtieron en uno de los “imprescindibles de la moda”, tanto que en 1957, cuando Christian Dior murió repentinamente de un infarto, su nombre se postuló para sustituirle al frente de la casa francesa. Pertegaz declinó la oferta y prosiguió con su expansión por países como Reino Unido, Suiza, Egipto, Italia o Chile. En 1965 nació el perfume Diagonal, el primero creado por un modista español con proyección internacional. Cuatro años después trasladó sus talleres madrileños a un palacete en la colonia de El Viso. Por entonces, su firma contaba ya con setecientos empleados entre Madrid y Barcelona, y algunas de sus clientas eran Jacqueline Kennedy, Audrey Hepburn, Ava Gardner, Aline Griffith, Marisa Berenson, Bibis Salisachs y la entonces princesa Sofía.

En 1969 presentó una colección en Nueva York, donde el musical Hair le hizo ver que algo iba a cambiar en el mundo del diseño: “Vi este montaje y comprendí que algo diferente estaba a punto de comenzar. Nacía la moda joven, el prèt-à-porter, la moda de la calle”. Efectivamente, en 1970, el modista creó su primera colección prèt-à-porter. En 1972 recibió la medalla de oro de Berlín y Boston, y en 1973 la Cruz de Caballero de San Jorge de Teruel. Sin embargo, la crisis de la Alta Costura le obligó a cerrar sus salones de Madrid, aunque mantuvo el de Barcelona con las líneas de accesorios y prèt-à-porter. Durante la década de los 80, la firma logró superar una fuerte crisis y en 1992, con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, Manuel Pertegaz volvió a la “primera línea” gracias a la gala inaugural de la cita deportiva, donde la modelo Pat Cleveland apareció convertida en La Dama del Paraguas con uno de sus diseños. En 1997 creó su primera colección para hombre. En 1998 cerró el desfile del Día de España en la Exposición Universal de Lisboa y recibió la Medalla de Oro al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Barcelona. Un año después, SS.MM. los Reyes le entregaron en Santiago de Compostela la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. En 2002 le fue concedida la “T” de Telva, uno de los premios más prestigiosos del mundo de la moda, y se convirtió en Aragonés de Honor.

En febrero de 2004 y después de muchos rumores, se confirmó la noticia de que Manuel Pertegaz confeccionaría el vestido de novia de Letizia Ortiz, futura princesa de Asturias. El modista acaparó portadas de nuevo, y el revuelo mediático coincidió con la inauguración de una exposición restrospectiva sobre su obra en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, comisariada por Elio Berhanyer. El traje nupcial de la Princesa, realizado en faya de seda natural tramada con hilos de plata, permanece expuesto en el Palacio de Aranjuez. Otra retrospectiva, esta vez en el Palau Robert de Barcelona, sirvió como “broche” al que la prensa especializada llamó “el año Pertegaz”.

Manuel Pertegaz continuó en activo durante sus últimos años, supervisando sus líneas de accesorios, con nuevas aportaciones a su universo creativo como el lanzamiento, en mayo de 2007, de su primera colección de joyas. Su muerte devolvió a las portadas la importancia de su aguja dentro de la historia de la moda española, y compañeros como Elio Berhanyer recordaron su influencia en el circuito internacional durante décadas.


Bibl.: I. de Vilallonga, Pertegaz, Universo de la moda, Barcelona, Polígrafa, 2000; VV. AA., Pertegaz, catalogo de exposición, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, Turner, 2004. E. de la Torriente, en El País: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/30/actualidad/1409388257_021102.html
M. Lomba, “Un gran maestro de energía desbordante”: http://vidayestilo.terra.es/moda/modesto-lomba-con-pertegaz-muere-un-gran-maestro-de-energia-desbordante,aa5cd6a561628410VgnCLD200000b1bf46d0RCRD.html http://www.pertegaz.es/

 

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This