• A  A  A  

Luis López Ballesteros

Villagarcía de Arosa (Pontevedra), 21.VI.1782 – Madrid, 13.X.1853. Político y economista.

López Ballesteros fue nombrado director general de Rentas en 1818, y cuatro años después, ministro de Hacienda en el Gobierno Santa Cruz en 1822, pero tan sólo una semana, del 24 al 30 de enero de 1822. Fernando VII le requirió para ocupar de nuevo el cargo en el Gobierno del marqués de Casa Irujo, el 2 de diciembre de 1823, puesto que desempeñó hasta el 1 de octubre de 1832. Durante su mandato, López Ballesteros estableció el sistema de presupuestos anuales de gastos e ingresos públicos en 1829 con el ánimo de controlar el déficit. Para lograr dicho control necesitaba una entidad financiera que adelantara recursos a corto plazo al Gobierno. El objetivo era salvar los desajustes entre salidas y entradas de dinero en el Tesoro Público. Con este fin dotó al Banco de San Carlos de 40.000.000 reales a cambio de que cancelara los derechos contra el Estado, que ascendían a 300.000.000. Los accionistas de dicha institución fundaron una nueva institución emisora con el nombre de Banco Español de San Fernando. Se otorgó al Banco el monopolio en la emisión de billetes, algo que ya tenía el Banco de San Carlos, pero que no había usado con regularidad, y que retuvo hasta la creación del Banco de Isabel II (1844), también en Madrid.

López Ballesteros impulsó la promulgación del Código de Comercio, en 1829, que respondía, como señalaba el preámbulo, a la preocupación de “dar al comercio un sistema de legislación uniforme”. Fernando VII lo promulgó como ley universal para toda España en materias y asuntos mercantiles, cuya finalidad era fortalecer el mercado nacional. El Código creó el cauce legal para la formación de compañías mercantiles, introduciendo la novedad de las sociedades anónimas, que habían de permitir dentro del modelo liberal, las grandes acumulaciones de capital que la revolución liberal y de las comunicaciones requería. El Código estuvo vigente hasta 1885. La promoción del sistema financiero para el comercio y la industria empujó a López Ballesteros a ordenar la constitución de la Bolsa de Valores de Madrid en septiembre de 1831. La primera sesión de contratación tuvo lugar el 20 de octubre de ese año.

López Ballesteros fue miembro de la Real Academia de la Historia desde el 9 de julio de 1841, de la que fue director a partir 1847 y hasta su muerte. También fue académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde 1846. Se le nombró senador en 1844 y vicepresidente del Consejo Real de Ultramar en 1852.


Bibl.: N. Rivas, Luis López Ballesteros, gran ministro de Fernando VII (páginas inéditas de la historia contemporánea de España), Madrid, Mediterráneo, 1945; R. Carande, “Ballesteros en Hacienda (1823-1832)”, en 7 estudios de Historia de España, Barcelona, Ariel, 1976, págs. 183-199; E. González López, Luis López Ballesteros (1782-1853): ministro de hacienda de Fernando VII, La Coruña, Fundación Pedro Barrié de la Maza, 1987; J. Fontana, “López Ballesteros y la reforma de la Hacienda: algunas reconsideraciones”, en Hacienda Pública Española, n.º 2 (1994), págs. 57-61; P. I. González Mariñas, “Don Luis López Ballesteros e a Administración española” e I. López Chaves-Castro, “As reformas de López Ballesteros na función pública”, en J. R. Barreiro Fernández y P. I. González Mariñas (coords.), III Simposio de Historia da Administración Pública, Santiago de Compostela, Escola Galega de Administración Pública, 1997, págs. 61-78 y págs. 115-124, respect.; J. Fontana, “López Ballesteros y la reforma de la Hacienda: algunas reconsideraciones”, en J. de la Torre y M. García-Zúñiga (eds.), Hacienda y crecimiento económico. La reforma de Mon, 150 años después, Madrid, Gobierno de Navarra/Marcial Pons, 1998, págs. 109-118.


Biografía escrita por Jorge Vilches García procedente del Diccionario Biográfico Español.

Share This