Leopoldo Maria PaneroBiografía escrita por J. Benito Fernández. Biógrafo. Se dio a conocer con El contorno del abismo. Vida y leyenda de Leopoldo María Panero (Tusquets, 1999). Le siguió Eduardo Haro Ibars: los pasos del caído (Anagrama, 2005). También en la estela biográfica publicó Gide/Barthes. Cuaderno de niebla (Montesinos, 2011) y acaba de finalizar la biografía de Rafael Sánchez Ferlosio.


Madrid, 16.VI.1948 – Las Palmas de Gran Canaria 5.III.2014

Leopoldo María Panero Blanc. Escritor y poeta.

Hijo del poeta astorgano Leopoldo Panero y de Felicidad Blanc, Leopoldo María vivió desde muy pronto en una atmósfera de literatura. Tanto por su padre como por los amigos de éste, pues por su casa pasaba con frecuencia Luis Rosales o Dámaso Alonso. Original y sorprendente, Leopoldo María recitó desde niño y como sus propios padres estaban asombrados, trataron de ocultarlo delante de extraños. Con ocho años ya escribía versos, un tanto cursis, según él mismo. Huérfano de padre y mediada la década de 1960, militó activamente en el Partido Comunista de España. Durante sus estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid fue detenido en diversas ocasiones a causa de actividades contra la dictadura. Cuando acabó 1967, con motivo del Premio Nacional de Literatura, conoció en Madrid a Pere Gimferrer. Leopoldo María siguió sus pasos y viajó a Barcelona abandonando la militancia política. De regreso a su ciudad, al año siguiente, se carteó con poetas como Ana María Moix o Guillermo Carnero, además de su admirado Gimferrer.

Sumido en la tristeza por el amor no correspondido de Ana María Moix, Leopoldo intentó el suicidio en el domicilio familiar —según él fue un acto de suprema libertad—, e inició todo un rosario de hospitalizaciones. En 1968 publicó su primera obra, la plaquette Por el camino de Swann. En Barcelona, solo en una pensión, de nuevo intentó quitarse la vida. Interno en distintos establecimientos hospitalarios debido al consumo de estupefacientes, comenzó a escribir Así se fundó Carnaby Street. De vuelta a Madrid, y a causa de las drogas, lo detuvieron y le aplicaron la Ley de Vagos y Maleantes. Recién salido de prisión, en la primavera de 1969, viajó a Barcelona y Tánger. Una toxicomanía pertinaz le llevó otra vez a distintos hospitales de Madrid y Cataluña. En la Ciudad Condal inició estudios de Filología francesa en la Universidad Central. José María Castellet lo eligió para la antología Nueve novísimos poetas españoles, que apareció en 1970. Leopoldo María era el más joven “novísimo”. Con posterioridad se editó Así se fundó Carnaby Street, obra vanguardista y generacional bien acogida por la crítica, con la que entró en la aldea poética. Después de una breve estancia en Cambridge, el poeta volvió a prisión por consumo de drogas. Una vez libre, se marchó a Barcelona y viajó a Marruecos.

En 1973 publicó Teoría, poemario lleno de muy diversas influencias que transmite la experiencia esquizofrénica con abundantes destellos autobiográficos. Leopoldo María se siente enraizado en Mallarmé, en el simbolismo. Después de participar en el rodaje de la película del cineasta Jaime Chávarri El desencanto, el poeta hizo varios viajes a París.

En 1976 se estrenó El desencanto, documental en blanco y negro, donde los Panero —con la ausencia del padre, muerto en 1962— se enfrentan a la cámara desgarradoramente. Felicidad Blanc y sus hijos Juan Luis, Leopoldo María y Michi Panero hacen saltar en mil pedazos la institución familiar, tan sacralizada por el franquismo. Leopoldo se enfrenta abiertamente a la madre y le hace todo tipo de reproches. Por entonces publica un estremecedor libro de relatos de título En lugar del hijo. El año siguiente el escritor sufre un lance que le marcó de por vida. En Palma de Mallorca, ante una de sus provocaciones, un tipo se le encara con una navaja y le propina una paliza. El poeta, aterrado, mitifica el trance como un complot urdido contra su persona y decide huir a París porque la situación española no le gusta.

Ya inmerso en los internamientos psiquiátricos a causa de intoxicaciones etílicas, en 1979 publicó Narciso en el acorde último de las flautas, con claras resonancias de Georg Trakl. Es el libro del que el autor se siente más satisfecho, quizá porque Narciso es el propio Leopoldo María Panero. Después vino Last river together (1980), trabajo que destila dolor —cantos al alcohol y la locura— y ternura. También este año, desde el hospital, contempla la salida de El que no ve.

Los médicos aconsejan a su madre la Sanidad vasca como muy eficiente y Felicidad Blanc decide empadronar a su hijo en Guipúzcoa. En 1986 Leopoldo María ingresa en el Sanatorio Psiquiátrico Hermanos San Juan de Dios de Mondragón. Felicidad traslada su residencia a Irún para estar cerca de su hijo. Producto de la reclusión —y sumergido en Mallarmé— escribe Poemas del manicomio de Mondragón (1987) y comienza a colaborar en el diario ABC.

En 1990, a los 77 años, muere Felicidad Blanc. En el depósito de cadáveres, Leopoldo María trata de resucitarla mediante el boca a boca, porque así lo leyó en El Señor de Ballantre, de Robert Louis Stevenson.

Tras sucesivas fugas del hospital para volver a Madrid, en 1993 comienza el rodaje de una nueva película sobre lo que queda de los Panero. Ricardo Franco se desplaza a Mondragón para rodar con Leopoldo en el manicomio y alrededores. En 1994 se estrena Después de tantos años, un filme sobre la ruina: poético, sensible y emocionante. Más tarde, el ya popular poeta de Mondragón decidió cambiar de aires e ingresó voluntariamente en un psiquiátrico de Las Palmas de Gran Canaria, ciudad en la que permaneció desde 1997 hasta la noche de 5 de marzo de 2014, cuando se lo llevó la muerte.


Obras de ~: Por el camino de Swann, Málaga, El Guadalhorce, 1968 (col. Cuadernos de María José, vol. XLVIII); Así se fundó Carnaby Street, Barcelona, Llibres de Sinera, 1970; Teoría, Barcelona, Lumen, 1973; En lugar del hijo, Barcelona, Tusquets, 1976 (col. Cuadernos Ínfimos); Narciso en el acorde último de las flautas, Madrid, Visor, 1979; El que no ve, Madrid, La Banda de Moebius, 1980; Last river together, Madrid, Ayuso, 1980; Dioscuros, Madrid, Ayuso, 1982; Dos relatos y una perversión, Madrid, Libertarias, 1984; El último hombre, Madrid, Libertarias, 1984; Poemas del manicomio de Mondragón, Madrid, Hiperión, 1987; Aviso a los civilizados, Madrid, Libertarias, 1990; Contra España y otros poemas no de amor, Madrid, Libertarias, 1990; Y la luz no es nuestra, Valladolid, Los Infolios, 1991; Heroína y otros poemas, Madrid, Libertarias, 1992; Locos, Madrid, Casset, 1992; Palabras de un asesino, Madrid, Libertarias/ Prodhufi, 1992; Piedra negra o del temblar, Madrid, Libertarias/ Prodhufi, 1992; Agujero llamado Nevermore: Selección poética (1968-1992), Madrid, Cátedra, 1992; Orfebre, Madrid, Visor, 1994; El tarot del Inconsciente Anónimo, Madrid, Valdemar, 1997; Mi cerebro es una rosa. Textos insólitos, San Sebastián, Roger, 1998; Guarida de un animal que no existe, Madrid, Visor, 1998; Abismo, Madrid, Endymion, 1998; Teoría lautreamontiana del plagio, Santander, Límite, 1999; Teoría del miedo, Tarragona, Igitur, 2000; Águila contra el hombre/Poemas para un suicidamiento, Madrid, Valdemar, 2001; Los señores del alma (poemas del manicomio del Dr. Rafael Inglot), Madrid, Valdemar, 2002; Prueba de vida. Autobiografía de la muerte, Madrid, Huerga & Fierro, 2002; Buena nueva del desastre, Lugo, Scio, 2002; Conversación, Madrid, Nivola, 2003; Danza de la muerte, Tarragona, Igitur, 2004; Esquizofrénicas o La balada de la lámpara azul, Madrid, Hiperión, 2004; Erección del labio sobre la página, Madrid, Valdemar, 2004; Poemas de la locura, seguido de El hombre elefante, Madrid, Huerga & Fierro, 2005.


Bibl.: P. Gimferrer, “Nota a la edición”, en L. M.ª Panero, Por el camino de Swann, op. cit.; F. Campbell, Infame turba. Entrevistas a pensadores, poetas y novelistas en la España de 1970, Barcelona, Lumen, 1971; F. Blanc, J. L. Panero, L. M.ª Panero y J. Moisés Panero, El Desencanto, pról. de J. Semprún, Madrid, Querejeta Ediciones, 1976; E. García Fernández, “Introducción”, en L. M.ª Panero, Poesía 1970-1985, Madrid, Visor, 1986; A. Saldaña, “Las cenizas de la rosa: una figura de mujer, la madre, en la poesía de Leopoldo María Panero”, en T. Blesa et al., Actas del IX Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, I. La mujer: elogio y vituperio, Madrid, Sociedad Española de Literatura General y Comparada, 1994; F.-M. Durazzo, “Avant-propos”, en L. M.ª Panero, Dans le sombre jardin de l’asile […], Beuvry-Amay (Belgique)- Montréal, Maison de la Poésie du Nord/Pas-de-Calais-Maison de la poésie d’Amay-Editions du Noroît, 1994; “Entretien avec Leopoldo María Panero”, en L’Estracelle (Maison de la Poésie, Bulletin d’information poétique du Nord/Pas-de-Calais), n.º 6/7 (otoño-invierno de 1994); T. Blesa, Leopoldo María Panero, el último poeta, Madrid, Valdemar, 1995; M. Polo López, Cuarteto y fuga para un espacio desierto, Madrid, Libertarias/Prodhufi, 1995; J. C. Mainer, El último tercio de siglo (1968-1998). Antología consultada de la poesía española, Madrid, Visor, 1998; J. Benito Fernández, El contorno del abismo. Vida y leyenda de Leopoldo María Panero, Barcelona, Tusquets, 1999; J. M.ª Castellet, Nueve novísimos poetas españoles, Barcelona, Península, 2001; T. Blesa (ed.), “Introducción”, en L. M.ª Panero, Poesía completa 1970-2000, Madrid, Visor, 2001.


Imagen: Fotograma de la película “El desencanto”, dirigida por Jaime Chávarri en 1976

 

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This