Leopoldo Guillermo de HabsburgoBiografía escrita por Karl Friedrich Rudolf, director del Instituto Histórico Austriaco que cerró sus puertas en 2011. Estudioso de las relaciones  y la historia entre Austria y España.


Leopoldo Guillermo de Habsburgo. Gobernador de los Paises Bajos y Archiduque  de Austria. Arzobispo, obispo, gran maestre de la Orden Teutónica, comandante supremo de los Ejércitos imperiales, gobernador de los Países Bajos.

Wiener Neustadt (Austria), 6.I.1614– Viena (Austria), 20.XI.1662.

Era el séptimo hijo del archiduque Fernando de Habsburgo (1578-1637), de la línea de Graz, y María de Wittelsbach (1574-1616), duquesa de Baviera. Su madre murió cuando tenía sólo dos años. En los dos años siguientes su padre fue elegido en Bohemia (1617) y en Hungría (1618) sucesor del rey Matías, al que sucedió además en 1619, no sin problemas, en los Países Hereditarios Austríacos y como emperador del Sacro Romano Imperio. Al inicio de la Guerra de los Treinta Años, que estalló en 1518 en Bohemia, donde el 8 de noviembre de 1620 en la batalla de la Montaña Blanca cerca de Praga se derrotó, con la ayuda de tropas españolas, al ejército del príncipe elector Federico del Palatinado, Leopoldo vivía todavía en Graz. Como era hermano menor del futuro emperador Fernando III (1608-1657), estaba previsto para él una carrera eclesiástica, pero al mismo tiempo se dejó abierta la posibilidad de actuar en un futuro como un príncipe laico, incluyendo el matrimonio, como en el caso del archiduque Alberto, que se casó con la infanta Isabel Clara Eugenia, o de su tío Leopoldo, su antecesor como obispo en Passau y Estrasburgo, que se convirtió después en príncipe territorial del condado de Tirol y se casó finalmente con Claudia de Médicis. Por lo tanto, Leopoldo Guillermo, a los cinco años de edad, en 1619, recibió sólo la tonsura. Sin embargo, como futuro obispo y responsable de la fe católica en sus diócesis, recibió una sólida formación. A pesar de no renunciar a sus dignidades eclesiásticas, su vida estuvo determinada por la Guerra de los Treinta Años y por las necesidades dinásticas en el conflicto entre España y Francia, cuando era necesario un miembro de la familia para defender los intereses de los Austrias en Flandes.

En 1622 el padre de Leopoldo Guillermo se casó en segundas nupcias con la joven Eleonora Gonzaga, duquesa de Mantua (1598-1655). Dos años después la familia imperial dejó de forma definitiva Graz y eligió como residencia el palacio imperial de Viena. Leopoldo Guillermo en estos años recibió, en previsión de su futuro como príncipe eclesiástico, una buena educación consistente en clases de Filosofía, Matemáticas, Derecho, Política y Poesía. Entre sus profesores se encontraban miembros de la Compañía de Jesús. Fue un alumno aventajado y, completada su formación, su padre le regaló el castillo de Wiener Neustadt, ciudad situada a unos sesenta kilómetros al sur de Viena. Al año siguiente ya ocupaba el cargo de obispo auxiliar en las diócesis de Passau y Estrasburgo, donde el archiduque Leopoldo (1586-1632), su tío, era obispo. Le siguió poco después, en 1626, cuando éste, que tampoco había sido ordenado sacerdote, se convirtió en gobernador del Tirol y en príncipe territorial. Además recibió las abadías de Murbach, Luders y Hersfeld. Una vez llegado a su mayoría de edad, fomentó los ideales de la contrarreforma, dedicando particular interés a la formación del clero y a la Compañía de Jesús. Fue elegido obispo de Halberstadt y, temporáneamente, recibió los Arzobispados de Magdeburg y de Bremen. En 1625 entró en la Orden Teutónica de la que fue gran maestre en 1639.

Las estrechas relaciones entre las dos ramas de los Habsburgo de esta época se reflejaron también en Leopoldo Guillermo. Su tía Margarita estaba casada con Felipe III, cuyo hijo Felipe IV era, por lo tanto, su primo. En Flandes gobernaban sus familiares Alberto, su tío abuelo, e Isabel Clara Eugenia, que murió en 1633. El buen entendimiento entre Madrid y Viena se evidenció cuando su hermano Fernando III se casó con la infanta María (1606-1646), hija de su tío abuelo Felipe III y de su tía Margarita. La futura Emperatriz llegó en 1631 a Austria, donde fue recibida también por el joven Leopoldo Guillermo en Wiener Neustadt. Relata Juan de Palafox que Leopoldo Guillermo se parecía mucho al cardenal infante Fernando (1609-1641), hijo de Felipe III “[…] si bien al Archiduque Leopoldo antes que me lo dijese le conocí claramente porque es parecidísimo al Señor Infante Cardenal”. La futura Emperatriz se enterneció mucho “acordándose del Infante Don Fernando en la cara del Archiduque”.

En 1637, cuando añadió a sus obispados la diócesis de Olomouc en el reino de Bohemia, murió su padre, a quien sucedió como emperador Fernando III, hermano de Leopoldo Guillermo. A partir de este momento cambió la vida de Leopoldo Guillermo y su carrera eclesiástica se quedó en un segundo plano. En poco tiempo recibió una formación militar por el general Octavio Piccolomini y asumió el mando de las tropas imperiales. Además, fue nombrado por su hermano gobernador del reino de Bohemia. Aquí, cerca de las localidades de Kolin y Königgrätz, en 1640, a los veintiséis años, triunfó con Piccolomini sobre el ejército sueco que se retiró hacia el norte. El mismo año murió en Bruselas el cardenal-infante. Aunque en 1641 el Ejército Imperial bajo su mando pudo liberar la ciudad de Regensburgo de las tropas suecas, Leopoldo Guillermo, unido a las tropas bávaras, el mismo año sufrió una derrota cerca de la ciudad de Wolfenbüttel. Tampoco en el frente del reino de Bohemia la fortuna de la guerra favoreció al obispo archiduque. Leopoldo Guillermo, derrotado por el general sueco Torstenson al inicio de noviembre de 1642 en la segunda batalla de Breitenfeld, localidad cerca de Lipsia, renunció finalmente al mando supremo de las tropas imperiales y se retiró a Passau, su residencia obispal. Pero volvió en 1645, para parar a las tropas suecas, victoriosas en marzo de este año en la batalla de Jankau, en el sur de Bohemia, que empezaron a dirigirse hacia Viena. Leopoldo Guillermo pudo frenar en Franconia la ofensiva de los ejércitos enemigos, y, consciente de que ya no era posible una victoria de las armas, apoyó en la Corte vienesa a la fracción que apostó por una solución diplomática del conflicto, que terminó con la Paz de Westfalia. Dejó en otoño de 1646 por segunda vez el servicio en el ejército imperial y aceptó la invitación de su familiar Felipe IV para hacerse cargo del gobierno en los Países Bajos, en un entorno totalmente distinto y desconocido para Leopoldo Guillermo.

A los treinta y cuatro años, poco antes de la Paz de Westfalia, en febrero de 1647, Leopoldo Guillermo se convirtió en gobernador de los Países Bajos, cargo que ejerció hasta 1656. Llegó a Bruselas el 11 de abril de 1647. Sin embargo, en estos años la alianza familiar entre Madrid y Viena, por culpa de los cambios de los poderes, no resultó tan poderosa como al inicio de la guerra. Las tropas de España, a partir de 1633 en guerra con Francia, perdieron en 1643 la batalla de Rocroy contra el ejército francés al mando de Luis II, príncipe de Condé (1621-1686), que en 1644 abatió a los alemanes en Friburgo y dirigió, junto con Turenne, la segunda batalla de Nördlingenen 1645 contra el mariscal imperial Mercy. Al año siguiente Condé ocupó Dunkerque, aunque tuvo menos fortuna en Cataluña, donde no pudo tomar Lérida. Leopoldo Guillermo, favorecido también por los problemas interiores de Francia, la llamada Guerra de las Frondas, obtuvo ciertos éxitos militares, en los encuentros bélicos de Armentières, Landrecy y Dixmuiden, y la ocupación en agosto de 1648 de Funes (Veurnes), en la provincia de Flandes Occidental de Bélgica, llegando hasta Estaires, en territorio francés. Sin embargo, la derrota en la batalla de Lens el 20 de agosto supuso un fuerte revés. Mientras en Münster y Osnabrück terminó la Guerra de los Treinta Años, y se concluyó una paz entre España y Holanda, el conflicto entre España y Francia continuó, y en consecuencia también la guerra en los Países Bajos. Los Estados Generales de Holanda en este momento, antes que una preponderancia francesa, prefirieron unirse a España.

Entre los españoles que rodeaban a Leopoldo Guillermo destacó Alonso Pérez de Vivero y Menchaca, conde de Fuensaldaña, como gobernador de las armas, que llegó a principios de marzo de 1648. Participó en la batalla de Lens y después en las campañas victoriosas de 1649-1650, cuando se recuperaron Flandes, Artois y Hainault. El príncipe de Condé en 1651 cambió de bando y luchó momentáneamente al lado de Leopoldo Guillermo contra Francia. En 1653 se ocuparon Dunquerque y Rocroy. Terminó el avance y los éxitos militares de Leopoldo Guillermo en 1654, cuando fracasó el asedio de Arras. En este año llegó, después de su renuncia al trono de Suecia, la reina Cristina a la Corte de Leopoldo Guillermo en Bruselas, donde se quedó entre finales de 1654 y septiembre de 1655, convirtiéndose en secreto a la fe católica el 23 de diciembre de 1654. A la ceremonia en la capilla del palacio de Bruselas asistieron Alonso Pimentel de Prado, el conde de Fuensaldaña y Antonio Navarro Burena. Leopoldo Guillermo se quedó por poco tiempo. En desacuerdo con Fuensaldaña, renunció en septiembre de 1655 a su cargo. El 9 de mayo de 1656 empezó el viaje de regreso a Viena. Le siguió como gobernador Juan José de Austria, hijo natural de Felipe IV.

El segundo aspecto de su personalidad, que se considera a veces más importante que su actividad como eclesiástico, político o militar, es el de coleccionista de obras de arte, especialmente de cuadros. Esta faceta entroncaba muy bien con la tradición de familiares como Rodolfo II en Praga o el archiduque Alberto y la infanta Isabel Clara Eugenia, antecesores suyos en Bruselas. Antes de su llegada a Flandes no disponía de los medios económicos para comprar mucho, aunque tenía una Kunstkammer y una serie de cuadros. Ser gobernador en Bruselas, seguramente, le dio la base financiera para comprar colecciones enteras, disponiendo además de especialistas que le aconsejaron y que trabajaron para él, también de pintores de Corte, como David Teniers el Joven y Jan Anton van der Baren. Así, compró en 1650 la colección del duque de Buckingham, en esta ocasión para su hermano, el emperador Fernando III. Para sí mismo compró, poco después, la colección del duque de Hamilton, cuyo origen era la importante colección del veneciano Bartolomeo della Nave, que llegó a Inglaterra a través del diplomático inglés Basil Feilding, 2nd Earl of Denbigh, embajador en Venecia. Su propietario, el duque de Hamilton, fue ejecutado por orden de Cromwell y los centenares de cuadros se transportaron en 1649 a los Países Bajos, donde los compró en 1651 Leopoldo Guillermo. Su colección, que forma hoy en día una parte importante de la pinacoteca del Kunsthistorisches Museum de Viena, la dejó a su sobrino Leopoldo I. Con sólo cuarenta y ocho años, Leopoldo Guillermo murió en Viena, donde está enterrado en la “Kaisergruft” (cripta de los emperadores), debajo de la iglesia del monasterio de los capuchinos.


Fuentes y bibl.: F. Poggio, Theatrum Virtutum Serenissimo Leopoldo Guilielmo Archiduci Austriae Ferdinandi Tertii Semper Augusti Imperatoris Fratri […] dedicatus, 1639; P. Boccabello, Triumphus timoris Domini visione Ezechielis adumbratus quo princeps Leopoldus Guilielmus archidux Austriae in omni vita sua eminuit, Viena, Cosmerovius, 1662; N. Avancini, Leopoldi Gvilielmi, Archidvcis Avstriæ, Principis Pace Et Bello Inclyti, Virtvtes, Antwerpen, Officina Plantiniana, Moretus, 1665; Le prince devot et guerrier ou les vertues héroiques de Léopold Guillaume Archiduc d’Autriche, Lille, Nicolas de Rache, 1667; A. Berger, “Inventar der Kunstsammlung des Erzherzogs  Leopold Wilhelm von Österreich: Inventarium aller undt jeder Ihrer Hochfürstl. Durchleücht. Herrn Herrn Leopoldt Wilhelmen […] 14 Juli 1659”, en Jahrbuch der Kunsthistorischen Sammlungen des Allerhöchsten Kaiserhauses, I (1883), págs. 79-177; F. Mareš, “Beiträge zur Kenntnis der Kunstbestrebungen des Erzherzogs Leopold Wilhelm”, en Jahrbuch der Kunsthistorischen Sammlungen in Wien, 5 (1887), págs. 344- 363; J. Lefèvre, “La cour de l’Archiduc Léopold- Guillaume 1647 1652”, en Archives, bibliothèques et museés de Belgique. Bulletin mensuel de l’Association des conservateurs d’archives, de bibliothèques et de musées, 5 (1928), págs. 65-77; J. de Palafox, Diario del Viaje a Alemania, pról., transcr. y notas de C. de Arteaga, Madrid, Blass Tipográfica, 1935; J. Lefèvre, “Une Tractation de l’Archiduc Léopold-Guillaume avec le duc d’Orléans en 1650”, en Bulletin de la Commission Royale d’Histoire, CI (1936), págs. 107-135; A.  Hotsky, Die Geschichte der Sammlungen. Erste Hälfte. Von den Anfängen bis zum Tode Kaiser Karls, VI, Viena, Berger Verlag, 1941-1945, págs. 355-360; J. Lefèvre, “Het slotbedriif van het Spaanse régime in de Zuidelijke ederlanden (1648-1700)-De  landvoogdij van aartshertog Leopold Willem, 1648-1656”, en Algemene Geschiedenis der Nederlanden, 7 (1954), págs. 92- 100; G. Mecenseffy, “Habsburger im 17. Jahrhundert. Die Beziehungen der Höfe von Wien und Madrid während des Dreißigjährigen Kriegs”, en Archiv für österreichische Geschichte, 121 (1957), págs. 1-91; J. Blazková, “Die Tapisserien des Erzherzogs Leopold Wilhelm und ihre Schicksale”, en Alte und Moderne Kunst, año 10, n.º 83 (1965), págs. 13-19; H. Knaus, “Beiträge zur Geschichte der Hofmusikkapelle des Erzherzogs Leopold Wilhelm”, en Anzeiger der Österreichischen Akademie der Wissenschaften, phil. hist. Klasse, 103 (1966) (Mitteilungen der Kommission für Musikforschung 17), págs. 146-159; K. Garas, “Die Entstehung der Galerie des Erzherzogs Leopold Wilhelm”, en Jahrbuch der Kunsthistorischen Sammlungen in Wien, 63 (1967), págs. 39-80; “Das Schicksal der Sammlung des Erzherzogs Leopold Wilhelm”, en Jahrbuch der Kunsthistorischen Sammlungen in Wien, 64 (1968), págs. 181-210; P. Broucek, “Erzherzog Leopold Wilhelm und der Oberbefehl  über das kaiserliche Heer im Jahre 1645”, en Schriften des Heeresgeschichtlichen Museums in Wien, 4 (1969), págs. 7-38; H. Haupt, “Kultur- und kunstgeschichtliche Nachrichten vom Wiener Hofe Erzherzog Leopold Wilhelms in den Jahren 1646-1654”, en Mitteilungen des Österreichischen Staatsarchivs, 33 (1980), págs. 346-355; M. Á. Echevarría Bacigalupe, “Los gastos de un gobernador general en Flandes: El archiduque Leopoldo Guillermo (1647-1652)”, en Letras de Deusto, 13, n.º 27 (1983), págs. 175-186; A. Leidl, “Leopold Wilhelm, Erzherzog von Österreich (1614-1662)”, en E. Gatz (ed.), Die Bischöfe des Heiligen Römischen Reiches: 1648-1803: ein biographisches Lexikon, Berlin, 1990, págs. 265-267; G. Parker, El Ejército de Flandes y el camino español, 1567-1659: la logística de la victoria y derrota de España en las guerras de los Países Bajos, Madrid, Alianza Editorial, 1991; J. Brown, “‘Amator artis pictoriae’. Archduke Leopold William and Picture Collecting in Flanders”, en Kings and Connoisseurs-Collecting Art in Seventeenth- Century Europe, Princeton, University Press, 1995, págs. 147-183; K. Schütz, “Zeitgenössische niederländische Malerei in der Sammlung Erzherzog Leopold Wilhelms”, en De zeventiente eeuw. 1648. De Vrede van Munster, año 13, n.º 1 (1997), págs. 371-378; M. Á. Echevarría Bacigalupe, Flandes y la monarquía hispánica: 1500-1713, Madrid, Sílex, 1998; K. Schütz, “Die Sammlung Erzherzog Leopold Wilhelms”, en 1648: Krieg und Frieden in Europa, vol. II, Münster, 1998, págs. 181-190; D. Lanoye, Koningin Christina van Zweden in de Spaanse Niederlanden (1654-1655), 1999; B. Demel, “Hoch und Deutschmeister Leopold Wilhelm von Österreich (1641-1662)”, en J. Mertens (ed.), Miscellanea Baliviae de Junctis II, 2000, págs. 223-264; S. Ferino-Pagden, “Zur Sammeltätigkeit Erzherzogs Leopold Wilhelm (1614- 1662). ‘Verzaichnusz der zaichnungen und Handtrüsz’”, en A. Gnann y H. Widauer (eds.), Festschrift für Konrad Oberhuber, Erschienen, Mailand, 2000, págs. 431-442; D. Lanoye, Christina van Zweden, koningin op het schaakbord Europa 1626-1689, Leuven, Davidsfons, 2001; M. Díaz Padrón, “El Archiduque Leopoldo Guillermo visitando su colección de Bruselas”, en Obras maestras de la Colección Lázaro Galdiano, Madrid, Fundación Lázaro Galdiano, Fundación Santander Central Hispano, 2002; J. Mertens y F. Aumann (eds.), Krijg en Kunst. Leopold Willem (1614-1662). Habsburger, landvoogd en kunstverzamelaar, catálogo de exposición, Bilzen, Landkommanderij Alden Biesen, 2003; R. Schreiber, “Ein galeria nach meinem humor” Erzherzog Leopold Wilhelm, Schriften des Kunsthistorischen Museums, vol. 8, ed. de W. Seipel, Viena, 2004; N. Lowitzsch, Studien zur Sammeltätigkeit Erzherzog Leopold Wilhelms und zur Aufstellung seiner Gemäldesammlung in Brüssel und in Wien, tesis doctoral, Viena, Universidad, 2005; R. Schreiber, “Darstellungen der Galerie von Erzherzog Leopold Wilhelm bei David Teniers d. J. Fiktion oder Wirklichkeit”, en Römische Historische Mitteilungen, 48 (2006), págs. 347-358; C. Brandhuber, “Leopold Wilhelm, Erzherzog von Österreich”, en Biographisch- Bibliographisches Kirchenlexikon, Verlag Traugott Bautz, 2006; URL: http:// www.bautz.de/bbkl/l/leopold_wilhelm.shtml.


Imagen CC Wikimedia Commons. Detalle del retrato ecuestre del Archiduque Leopoldo Guillermo de  Jan van der Hoecke. Museo Groeninge. 

 

 

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This