• A  A  A  

Julián Suarez-Inclán y González-Villar

Avilés (Asturias), 7.I.1848, Madrid 9.III.1909. Militar, político y escritor.

Hijo de Estanislao Suárez-Inclán y González y de Cándida González y González. Su padre, abogado, participó activamente en política siendo diputado sin interrupciones desde 1850 hasta 1875. Posteriormente fue elegido senador y nombrado ministro de Ultramar en 1883 bajo la presidencia de Posada Herrera.

Su hermano Félix fue igualmente diputado, ministro de Hacienda y Vicepresidente del Congreso.

En 1862 ingresó como alumno en la Escuela de Estado Mayor finalizando sus estudios y ascendiendo a teniente en 1867. Antes, y aun como alumno, participó en la represión de la sublevación que tuvo lugar en el cuartel de San Gil de Madrid el 22 de junio de 1866 y que le valió la Cruz Roja de Primera Clase del Mérito Militar. Los dos primeros años de su nuevo empleo los dedicó a realizar las prácticas reglamentarias que todo oficial de Estado Mayor debía realizar en unidades de distintas Armas. Así, en septiembre de 1868 se incorporó con el Regimiento de Caballería de Húsares de Pavía, al Ejército de operaciones de Andalucía, que mandaba el marqués de Novaliches, siendo recompensado con el grado de capitán de Ejército por su actuación en la batalla de Alcolea.

Posteriormente en 1873, como un gran número de oficiales de su época, se incorporó, ya con el empleo de capitán de Estado Mayor, al escenario de la guerra carlista que se desarrollaba en el norte de España. En ese escenario participó en numerosos enfrentamientos como los del ataque y toma de Aya, la batalla de Montejurra, las acciones de Velabieta, Monreal, San Pedro Abanto, Arenillas, etc. Como recompensa a su actuación en todos esos hechos le fueron concedidos sucesivamente los grados de comandante, teniente coronel y coronel. En 1876, finalizada la guerra, contrajo matrimonio con María del Amparo Canalejas Méndez y pasó destinado como profesor a la Academia de Estado Mayor, donde permaneció hasta 1886 en que interrumpió momentáneamente su carrera militar para dedicarse a la política, cosa muy habitual en esa época, siendo elegido diputado a Cortes por el distrito asturiano de Pravia. En la situación de excedencia ascendió en 1888 al empleo de teniente coronel y en 1892 un año después de su reincorparación al Ejército al de coronel.

En 1895 la situación de insurrección que se vivía en Cuba, decidió al gobierno a nombrar a Martínez Campos como general jefe de las fuerzas españolas en la isla. El 15 de noviembre de ese año Suárez-Inclán fue destinado a Cuba como jefe de Estado Mayor del Segundo Cuerpo de Ejército a las órdenes del teniente general Sabas Marín. Ante la falta de éxito de la campaña, Martínez Campos fue sustituido de forma interina por el general Marín, que con el coronel Suárez- Inclán en su cuartel general, logró batir a importantes cabecillas de la insurrección como Máximo Gómez o Antonio Manceo en acciones como el ingenio Luz o Paso Real. En marzo de 1896 como recompensa a sus servicios en la isla de Cuba y sobre todo por su actuación en las operaciones en las inmediaciones de Candelaria se le concedió el ascenso a general de brigada y, posteriormente, en agosto, la Gran Cruz Roja del Mérito Militar por su intervención en las lomas y costa norte de la provincia de Pinar del Río.

En mayo de 1897 unas fiebres que contrajo en Bahía Honda le obligaron a regresar prematuramente a España. Recuperado de su enfermedad, en febrero del año siguiente ascendió al empleo de general de brigada y elegido nuevamente diputado por el distrito de Pravia por el que renovó en sucesivas elecciones. Su inteligencia y capacidad de trabajo le supusieron a lo largo de los siguientes años la presidencia de importantes comisiones como la que se encargó, ese mismo año, de la redacción del Reglamento para el servicio de guarnición; en 1900 la comisión para la elaboración de una base común de principios militares; en 1902 la Junta para proponer los planes de estudio y programas de todos los centros de enseñanza y un reglamento para establecer una Escuela Central de Tiro del Ejército; en 1904 la comisión para estudiar sobre el terreno la defensa de las Islas Baleares; en 1908 la vocalía de la Junta Consultiva de las posesiones españolas del África Occidental y de la Junta para estudiar la organización del Ministerio de la Guerra. En marzo de 1902 ascendió al empleo de general de división y en diciembre de 1904 se le nombró segundo jefe del Estado Mayor Central del Ejército cargo en el que permaneció hasta su fallecimiento el 9 de marzo de 1909.

Paralela a su actividad militar y política, Suárez-Inclán fue un hombre de grandes inquietudes en diferentes campos de la cultura y un prolífico escritor. En 1892 participó en el Congreso Militar Hispano Americano con motivo del cuarto centenario del descubrimiento de América. En 1900 fue nombrado miembro de la Real Academia de la Historia versando su discurso de ingreso sobre la liberación de París en 1850.

En 1900 fue fundador y primer presidente de la Sociedad de Tiro Nacional. En 1904 ingresó como académico de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona.

En ese mismo año asumió la presidencia del Centro Asturiano de Madrid cargo que en anteriores etapas habían ejercido personalidades como José Posada Herrera o Ramón de Campoamor. En 1906 el gobierno francés le otorgó el grado de gran oficial de la Legión de Honor. Al mismo tiempo participó como conferenciante en numerosos centros e instituciones como los centros del Ejército y la Armada, el Ateneo Científico o la Sociedad Geográfica, entre otras.

Como escritor, en 1886 publicó el tratado de topografía libro de texto en las Academias Militares. Por este libro recibió la medalla de oro otorgada por el Jurado Internacional de la Exposición Universal de Barcelona.

Expedición a Maruecos del rey don Sebastián de Portugal (1894) y Guerra de anexión con Portugal durante el reinado de Felipe II (1895) fueron otras de sus obras que tuvieron una amplia divulgación. En 1903 escribió El teniente general don Pedro Lucuce, sus obras e influencia en la Instucción Militar en España. Y en 1907 Banderas y estandartes de los Cuerpos Militares.


Obras de ~: Tratado de topografía, 1886; Expedición a Marruecos del rey don Sebastián de Portugal, 1894; Guerra de anexión con Portugal durante el reinado de Felipe II, 1895, El teniente general don Pedro Lucuce, sus obras e influencia en la Instucción Militar en España, 1903; Banderas y estandartes de los Cuerpos Militares, 1907.

Bibl.: A. Blay Lacasa, Las páginas de la guerra en el Centro, Cataluña y Norte para la Historia, Valencia 1876; Cuerpo Estado Mayor Ejército, Narración militar de la guerra carlista de 1869 a 1876, Madrid, Imp. y Lit. del Depósito de la Guerra, 1883-1889; A. Brea Campaña del Norte de 1873 a 1876, Barcelona, Biblioteca Popular Carlista, 1897; C. Suárez, Escritores y artistas asturianos, Oviedo, 1959; E. Roldán González, “Los ejércitos carlistas del siglo xix”, en Revista de Historia Militar (Madrid, Servicio Histórico Militar), n.º 54 (1983). 


Biografía escrita por Roberto Sánchez Abal procedente del Diccionario Biográfico Español.

Share This