Biografía escrita por Joaquín Millán Rubio, OdeM Historiador Mercedario


Juan Gilabert Jofré. Religioso de la Orden de la Merced (OdeM), redentor de cautivos y fundador del primer psiquiátrico del mundo.

Valencia, 24.VI.1350 – El Puig de Santa María (Valencia), 18.V.1417.

Hijo de Francisco y de Violante, creció bajo la dirección espiritual de fray Jaime de San Martín, comendador de la Merced, y, frisando los veinte años, pidió ingresar en la Orden de Nuestra Señora de la Merced, vistiendo el hábito el año 1370 en el monasterio de El Puig de manos del comendador fray Jaime Tahust. Ordenado presbítero en 1474, de inmediato empezó manifestarse elocuente orador y celoso catequista en los pueblos de la comarca valenciana, primero, y luego por tierras de Castilla, radicado en el convento de Logroño, dedicando a esas misiones diez años (1375-1385).

En 1391 era vicario de la casa de Santa Eulalia de Lérida, donde continuaba en 1397, ahora con el título de comendador, como figura en el Capítulo General de Carcasona que lo constituyó suplente del elector general. Seguramente que en Lérida empezó sus estudios jurídicos, pues en 1402 era bachiller, en 1405 licenciado y en 1406 doctor en Decretos.

En 1402 volvió a Valencia, figurando vicario de la parroquia de El Puig y definidor general en el Capítulo General de la Merced que discurría en Lérida el 18 de agosto. Este año fray Juan Gilabert viajó a Aviñón como procurador general de la Orden para despachar asuntos de la Merced y pedir la confirmación de su cargo de vicario, según declaraba una carta del rey don Martín al colegio de cardenales fechada el 27 de diciembre de 1402; seguía en la Corte papal en 1403, como escribía el mismo Soberano el 5 de julio al papa Benedicto XIII suplicándole que no atendiera recomendaciones extrañas a favor de los mercedarios y que confirmara a fray Juan en su cura de almas de El Puig; pero el Papa otorgó la vicaría a un fraile arribista, fray Pedro Guilmón, relegando a fray Juan a la encomienda que dejaba el ambicioso, Perpiñán; como tal y definidor de la provincia de Francia, se halló en el Capítulo General de Barcelona el 6 de junio de 1405. Mas pronto volvió a Valencia como comendador de El Puig; así lo presentan documentos reales del 1 y 2 de diciembre de 1405, del 18 de enero de 1406, del 18 de agosto de 1407 y del papa Benedicto XIII del 23 de diciembre de 1406.

Al ser elegido general el padre Antonio Caxal en 1405, dejando vacante el priorato de Barcelona, su comunidad eligió prior a fray Juan, y, confirmado por el general, con título de tal participó en el Capítulo General de Tarragona, el 30 de mayo de 1406, y en el Capítulo de Valladolid, el 15 de mayo de 1407. Don Martín el 1 de diciembre de 1405 y el 23 de diciembre de 1406 pidió al papa Luna la confirmación del prior, pero el Pontífice dio el cargo a fray Bartolomé Celfores. Y retornó a su tierra, siendo comendador de Valencia desde 1408 hasta 1410. Este año renunció a su encomienda y, durante tres años, desde el 23 de junio de 1410, con san Vicente Ferrer, se dio a predicar por Valencia, Italia (1410-1411), Murcia y Castilla (1412-1413). En 1414 fray Juan Gilabert estaba de vicario en El Puig, personándose en el Capítulo de Estella (Navarra), el 26 de mayo. Mas en 1416 volvió a salir con san Vicente Ferrer para un segundo viaje de evangelización, predicando durante dos años por Francia y regresando a El Puig para morir el 18 de mayo de 1417.

Fray Juan Gilabert fue un mercedario que siempre hizo honor a su profesión, tomando partido declarado por los pobres. Lo hizo por los cautivos cristianos, pues consta que en 1391, siendo vicario de Lérida, se fue a ver al rey Juan I en Aytona, para suplicarle que se mantuvieran los derechos de los mercedarios a cuestar para la redención de cautivos, ya que estaban siendo violados sus privilegios, logrando el 3 de mayo un amplio reconocimiento real de los derechos de la Merced; lo mismo que el 21 de junio de 1402, vicario de la parroquia de El Puig, obtuvo de Martín I la ratificación de aquel diploma. Y es que fray Juan se empleó como redentor al menos dos veces, en 1392, en Bujía, y en 1397, en Granada.

Guiado por su amor a los débiles, fray Juan realizó la obra inspirada y pionera de crear el primer centro psiquiátrico de la historia. Fue el 24 de febrero de 1409, domingo; iba a la catedral para predicar el sermón de cuaresma, cuando vio que la chusma perseguía y apedreaba a un enfermo mental; fray Juan amparó al pobre, lo llevó a su convento para curarlo, y en el sermón clamó: “En la presente ciudad hay mucha buena obra pía y de gran caridad y apoyo por parte de los fieles. Pero falta una que es de gran necesidad, esto es un hospital o casa donde los pobres inocentes y furiosos fuesen acogidos”. Terminada la prédica, Lorenzo Salóm y otros diez comerciantes se ofrecieron al mercedario para secundar sus inquietudes, y así nació el primer manicomio del mundo para el que fray Juan Gilabert instituyó la advocación de Nuestra Señora de los Desamparados, cuya imagen peculiar permitió crear Alfonso el Católico el 5 de octubre de 1416.

La causa de reconocimiento de su culto inmemorial, varias veces interrumpida, fue reabierta el 17 de enero de 1996 en el arzobispado de Valencia. Su cuerpo se conserva en El Puig; su espíritu pervive en sus obras, pues es una de las figuras más importantes de la Orden mercedaria y uno de los valencianos más ilustres de todos los tiempos.


Fuentes y bibl.: Archivo de la Corona de Aragón, Cancillería real; Archivo de la Diputación de Valencia, Llibre del Spital dels Innocents de la Ciutat de Valencia. N. Gaver, Speculum fratrum ordinis Beatissimae virginis Mariae de Mercede y Cathalogus Magistrorum Generalium et Priorum Conventus Barcinonae, Barcelona, 1445; F. Zumel y Bustillo, De Vitis Patrum et Magistrorum generalium, Ordinis Redemptorum Beatae Mariae de Mercede, Brevis Vita, Salamanca, 1588; B. de Vargas, Crónica sacri, et militaris ordinis B. Mariae de Mercede, Panormi, apud Iannem Baptistam Maringum Impressorem Cameralem, 1619; P. de San Cecilio, Annales del Orden del los Descalzos de Nuestra Señora de la Merced, Barcelona, por Dionisio Hidalfo, 1669; J. L inás Aznar, Bullarium caelestis ac regalis ordinis de Mercede, Barcelona, ex typographia Raphaelis Figueró, 1696; J. Devesa Blanco, “Fray Juan Gilabert Jofré”, en Obra Mercedaria, n.º 224 (enero-diciembre de 1998).

 


Imagen CC Wikimedia Commons: El padre Jofré defendiendo a un loco, por Joaquín Sorolla (1887)

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This