• A  A  A  

Francisco de Paula Álvarez Ossorio y Farfán de los Godos

Madrid, 31.V.1868 – 16.VI.1953. Arqueólogo.

Cursó sus primeros estudios en las Escuelas Pías de San Antón y después en la Escuela Superior de Diplomática en la que mostró su inclinación por el estudio de la Arqueología por influencia de José Ramón Mélida, con el que mantuvo siempre una estrecha relación profesional y de amistad. Ingresó en el Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios en 1885 y fue destinado el 1 de marzo de 1886 al Museo Arqueológico Nacional donde desarrolló toda su carrera profesional, en sucesivo ascenso desde ayudante de tercer grado hasta el de director.

Desde su ingreso en el Museo Arqueológico Nacional se le destinó a la sección primera y colaboró en la elaboración de los catálogos de sus colecciones, bajo la dirección de Juan de Dios de la Rada y Delgado junto a los entonces oficiales José Ramón Mélida y Fernando Díaz de Tejada. Participó asimismo en el traslado desde la primera sede en el Casino de la Reina hasta la actual en el paseo de Recoletos. En 1896 fue nombrado por concurso para la catalogación del archivo y de la biblioteca del duque de Osuna, que publicó en 1897.

En 1901 ascendió a la categoría de oficial en la que permaneció hasta 1914, siendo director Juan Catalina García y López. En este período catalogó y publicó la colección de vasos etruscos, griegos e italogriegos que había emprendido su compañero José Ramón Mélida.

También vio la luz un estudio sobre la cerámica antigua. Entre 1904 y 1905 fue el principal colaborador de Mélida en la revisión de todas las esculturas del Cerro de los Santos.

En 1910 fue elegido director del Museo Rodrigo Amador de los Ríos, en 1911 se promulgó la Ley de Excavaciones y Antigüedades y al año siguiente se creó la Junta Superior de Excavaciones, que fue determinante para la historia de la arqueología española y para la vida del Museo Arqueológico Nacional por el importante impulso que recibieron las excavaciones arqueológicas en España y el consecuente incremento de ingresos que se produjeron en el museo.

Así, Álvarez Ossorio fue nombrado en 1914 secretario de la Junta Superior de Excavaciones, cargo en el que permaneció muchos años y en los que coordinó la publicación de ciento treinta y seis memorias de excavaciones. En este mismo año fue elegido académico correspondiente de la Real Academia de la Historia por Guadalajara y ascendió a jefe de la sección primera del museo. Tan sólo dos años después, José Ramón Mélida, su maestro y compañero, fue nombrado director del Museo Arqueológico Nacional.

Con motivo de la Exposición Universal del año 1929 publicó un sucinto catálogo de la sección primera del museo, del que había dado un avance de la colección prehistórica en 1924, así como el estudio de algunas piezas romanas.

El 29 de julio de 1930 fue nombrado director del Museo Arqueológico Nacional, tras la jubilación de José R. Mélida, al que dedicó, como no podía ser de otra forma, una entrañable biografía al fallecer cuatro años después de su nombramiento. Desempeñó el cargo hasta 1937, en que fue jubilado por el Frente Popular, para ser rehabilitado en 1939 y definitivamente jubilado por haber cumplido la edad reglamentaria. Su labor como director del centro, en el que acometió una serie de importantes cambios y mejoras en las instalaciones, la organización de salas, etc., labor iniciada ya por Mélida y que él culminó, además de continuar con la catalogación y estudio de sus fondos, por lo que tanto uno como otro han sido considerados como los primeros directores que desplegaron modernos criterios museológicos.

Estas tareas no le impidieron continuar con sus investigaciones sobre determinadas piezas que ingresaron en el museo, entre las que cabe destacar su estudio sobre los llamados “candelabros” de Lebrija o el tesoro ibérico de Torre de Juan Abad.

Ingresó como miembro de número en la Real Academia de la Historia el 2 de junio de 1933, pero no tomó posesión hasta el 22 de diciembre de 1935 con el discurso titulado Bronces ibéricos o hispánicos del Museo Arqueológico Nacional, al que contestó Vicente Castañeda.

Ésta fue, quizá, su obra más importante, que culminó años más tarde, en 1941, con la publicación del Catálogo de los exvotos de bronce ibéricos del Museo Arqueológico Nacional, en la que estableció una nomenclatura que es la que aún hoy en día es utilizada.

Como académico fue encargado de informar sobre varias declaraciones monumentales, entre las que cabe destacar las cuevas del Barranco de la Gasulla (Castellón), el palacio de la Virreina de Barcelona, las murallas y jardín de San Carlos en La Coruña, la iglesia parroquial de Hiniesta de Zamora o la cueva del Reguerillo en Patones (Madrid).

En el último tramo de su vida dedicó notables esfuerzos al estudio de la medallística, campo muy poco tratado, y en el que dejó importantes trabajos sobre las medallas del siglo xv y xvi conservadas en el Museo Arqueológico Nacional.

Coinciden en señalar sus contemporáneos que fue Francisco de Paula Álvarez-Ossorio un hombre de gran bondad, trabajador esforzado y modesto y, a pesar de repugnar las distinciones y honores, fue secretario de la Junta Iconográfica Nacional, vocal de la Junta de Investigaciones Científicas de Marruecos, inspector de Museos Arqueológicos, comendador de la Orden de Alfonso XII, oficial de Instrucción Pública de Francia y socio del Instituto Arqueológico Alemán.


Obras de ~: con J. R. Mélida, “Museo Arqueológico Nacional, sus aumentos desde la celebración de las exposiciones históricas”, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 9 (1896), págs. 178-187; Catálogo de libros que fueron del duque de Osuna, procedentes de sus palacios de la Alameda, Madrid, Tipografía de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1897; Guía explicativa del Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 1900; Breve noticia del Archivo que fue del Duque de Osuna, Madrid, 1906; con J. Pérez de Guzmán y J. P. García y Pérez, Catálogo de exposición histórica y artística del centenario del Dos de Mayo de 1808, Madrid, Imprenta Alemana, 1908; Vasos etruscos, griegos e italo griegos que se conservan en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Tipografía de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1910; Un visita al Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Imprenta Artística Española, 1910; Consideraciones generales sobre la cerámica en la Antigüedad: conferencia dada en el Museo Arqueológico Nacional el 5 de julio de 1896, Madrid, Imprenta Artística Española, 1910; Catálogo sumario del Museo Arqueológico Nacional. Antigüedades prehistóricas, Madrid, 1924; Museo Arqueológico Nacional. Guía de la Sección Primera: reseña de las colecciones prehistórica, protohistórica, edad antigua y visigótica, Barcelona, Exposición Internacional, 1929; Amuletos conocidos como “osculatorios” romano-cristianos de bronce hallados en España, Madrid, Tipografía de Archivos, 1929; Enseña romana, de bronce, procedente de Pollentsa (Isla de Mallorca) que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Tipografía de Archivos, 1929; Tesoro de Lebrija: notas acerca de las piezas de oro, denominadas Candelabros de Lebrija, Madrid, Tipografía de Archivos, 1931; Escultura de mármol, romana, que representa a Baco, hallada en Torrente (Valencia), Madrid, Blass, 1931; Joyas de oro post-hallstaticas, procedentes de Cangas de Onís (Oviedo), Madrid, Blass, 1931; Notas biográficas y bibliográficas del Excmo. Sr. D. José Ramón Mélida y Alinari, Madrid, Tipografía de Archivos, 1934; El mosaico romano-cristiano de Alfaro, que se conserva en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 1935; Bronces ibéricos o hispánicos del Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Tipografía de Archivos, 1935; Colección de cerámica y objetos de piedra indígenas costarricenses, donados por el gobierno de Costa Rica al de España, Madrid, Blass, 1935; Catálogo de los exvotos de bronce ibéricos del Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Imprenta Hauser y Menet, 1941; “Lucernas o Lámparas antiguas, de barro cocido, del Museo Arqueológico Nacional”, en Archivo Español de Arqueología, 49 (1942), págs. 271-287; “Covachos con pinturas rupestres en el Barranco de La Gasulla en Ares del Maestre (Castellón de la Plana)”, Madrid, en Boletín de la Real Academia de la Historia, CXI (1942), pág. 65; Informe sobre declaración de Monumento histórico artístico del Palacio de La Virreina (Barcelona), Madrid, 1943; Cueva del Reguerillo, en término de Patones (Madrid), Madrid, 1944; “El tesoro ibérico, de plata, procedente de Torre de Juan Abad (Ciudad Real)”, en Archivo Español de Arqueología, 58 (1945), págs. 205-211; “Medallas de los Papas del Concilio de Trento, en el Museo Arqueológico Nacional”, en Archivo Español de Arte, 67 (1945), págs. 33-60; Retratos femeninos en las medallas de los siglos XV y XVI, conservadas en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, C. Bermejo, 1947; “Medallas de Benvenuto Cellini, León y Pompeyo Leoni y Jácome Trezzo, conservadas en el Museo Arqueológico Nacional”, en Archivo Español de Arte, 85 (1949), págs. 61-78; “Medallas Papales, de los siglos xv y xvi, que tiene el Museo Arqueológico Nacional y que conmemoran el Año Santo”, en Revista de Archivos Bibliotecas y Museos, LVI (1950), págs. 345-374; “Virreyes de Nápoles que figuran en las medallas del siglo xvi, conservadas en el Museo Arqueológico Nacional”, Numario Hispánico, I (1950); Catálogo de las medallas de los siglos xv y xvi conservadas en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, 1950; “La Bastida de Totana (Murcia), en Boletín de la Real Academia de la Historia, CXXXII (1952), págs. 13-14; Tesoros españoles antiguos en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, Maestre, 1954.

Bibl.: V. Castañeda, Contestación al discurso de ingreso de Francisco Álvarez Ossorio en la Real Academia de la Historia, Madrid, 1935; duque de Alba, “El Excmo. Sr. D. Francisco de Paula Álvarez Ossorio y Farfán de los Godos”, en Boletín de la Real Academia de la Historia, CXXXIII (1953), págs. 7-13; G. Nieto, “Excmo Sr. D. Francisco de Paula Álvarez-Ossorio y Farfán de los Godos”, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, LIX (1953), págs. 381-384; A. Marichalar, Discurso leído ante la Real Academia de la Historia, Madrid, Real Academia de la Historia, 1956; A. Marcos Pous (ed.), De Gabinete a Museo, Madrid, Ministerio de Cultura, 1993.


Biografía escrita por Jorge Maier Allende procedente del Diccionario Biográfico Español.

 

Share This