Biografía escrita por Luis Peñalver Alhambra, doctor en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático de esta disciplina en el lES «Alfonso X El Sabio» de Toledo. Autor de “De Soslayo. Una mirada sobre los bufones de Velázquez”.


Diego de Acedo. El Primo. Estampillero y bufón de la Corte de Felipe IV

P. m. s. XVII – s. m. s. XVII.

Entra al servicio del Rey en 1633. En los documentos de los Archivos de Palacio sacados a la luz por Moreno Villa, consta como enano, pero no era (o al menos no sólo era) bufón, sino funcionario adscrito a la Secretaría de Cámara y Estampa y encargado de la estampilla con la rúbrica del Monarca. A esta tarea se refiere seguramente el gran infolio que maneja con sus hábiles manitas en el retrato que le hace Velázquez y en el que aparece con el atuendo de estampillero. Tenía un criado llamado Jerónimo Rodríguez y disfrutaba de un sueldo superior al de un simple bufón, ya que por medio año consta el pago de 18.750 maravedíes. En el verano de 1642, pasando el cortejo real por Molina de Aragón, un arcabuzazo de un soldado disparado contra Olivares lo hirió en la cara mientras abanicaba al conde duque en su coche. Tenía Diego fama de vanidoso y mujeriego, y se le relaciona con un crimen pasional acaecido en el alcázar una noche de 1643: al parecer, el aposentador de palacio Marcos de Encinillas asesinó en un arrebato de celos a su esposa, señalando a Acedo como el enano con quien ésta lo engañaba.

El retrato de Velázquez fue pintado en el año 1644, en Fraga, durante las jornadas reales de Aragón con motivo de la sublevación de Cataluña. En este lienzo, aparece Diego con mirada melancólica e inteligente, elegantemente vestido como un caballero, con ropilla negra de mangas bobas y cerrada al cuello con valona almidonada, calzones, calzas y zapatos negros. Sin duda se trata del “vestido de rizo negro que se le dio al Primo, enano, para los años de Su Majestad con otros efectos para con dicho vestido”, del que se da noticia en los gastos de guardarropa del Archivo de la Casa Real. Bajo el gran sombrero el doctor Moragas adivina el avance imparable de la calvicie, lo que pone en relación con un asiento del citado archivo en el que se lee que el 22 de junio de 1645, un peluquero de Zaragoza, Pedro Arias, recibió 40 reales por una peluca que hizo a Acedo.

El origen del apodo de El Primo no está claro. Según Pantorba, quizás fuera hermano de una tal Lorenza Acedo y Velázquez, supuesta prima del pintor. Aunque para Moragas se trata más bien de un primo de Juan de Acedo, caballero de San Juan y contador mayor del infante-cardenal. Por su parte, los diversos libros esparcidos por el suelo en el mencionado retrato, le hacen sospechar a Gállego una posible alusión al personaje que con idéntico apodo aparece en el Quijote (2.ª parte, caps. XXII y XXIII) y que compartiría con el enano la misma manía literaria.


bibl.: J. Moreno Villa, Locos, enanos, negros y niños palaciegos. Gente de Placer que tuvieron los Austrias en la Corte Española desde 1563 a 1700, México, Casa de España-Editorial Presencia, 1939, págs. 55-59; B. Pantorba, La vida y la obra de Velázquez. Estudio biográfico y crítico, Madrid, Compañía Bibliográfica Española, 1955, pág. 142; J. Moragas, “Los bufones de Velázquez”, en Medicina e historia, nov.-dic., 1964, VI, pág. 11; M. Mena Marqués, Monstruos y enanos en la Corte de los Austrias, Madrid, Museo del Prado, 1986, Catálogo de la Exposición, pág. 90; J. Gállego, Velázquez, Madrid, Ministerio de Cultura, 1990, Catálogo de la Exposición, págs. 330-333; J. J. Martín González, “Papel social del bufón en Velázquez”, en VV. AA., Reflexiones sobre Velázquez, Madrid, Real Academia de San Fernando, 1992, págs. 161-163; F. Bouza,  Locos, enanos y hombres de placer en la corte de los Austrias. Oficio de Burlas, Madrid, Temas de Hoy, 1995, págs. 17, 27, 87 y 103; L. Peñalver Alhambra,  De soslayo. Una mirada sobre los bufones de Velázquez, Madrid, Fernando Villaverde, 2005, págs. 57-62.


Imagen: Wikimedia Commons, cortesía del Museo del Prado. Velázquez – El Bufón don Diego de Acedo, El Primo. 

 

 

Recursos en colaboración

  • A  A  A  
Share This