• A  A  A  

Antonio Pisón de Ardanaz

p. m. s. XVIII − Madrid, 15.V.1792. Preceptor y académico de la Real Academia de la Historia.

Antonio Pisón de Ardanaz realizó sus estudios de Derecho en la Universidad de Huesca, donde al parecer su padre ejercía de secretario del Ayuntamiento.

Pudo haber nacido en la ciudad oscense, aunque lo cierto es que son escasos los datos sobre sus primeros años de vida y el período de formación.

Pronto debió de trasladarse a Madrid y entrar en contacto con los círculos literarios e intelectuales de la capital, ya que su nombre figuraba entre las personas que asistían a la tertulia literaria que organizó en su casa Agustín de Montiano y Luyando, tras la muerte del bibliotecario real Blas Antonio Nasarre, en abril de 1751. Entre los contertulios estaban también Felipe de Castro, Ignacio de Hermosilla, Eugenio Llaguno y Amírola, Ignacio Luzán, José Velázquez y Juan de Iriarte, acompañado de sus sobrinos Bernardo y Domingo.

En este ambiente, Antonio Pisón debió de fraguar su red de relaciones amistosas y profesionales, ya que su nombre aparecía también en el proyecto que redactó Ignacio Luzán para crear una Academia Real de Ciencias, Bellas Letras y Artes. El Plan databa de 1750- 1751 y el autor aragonés proponía crear una academia a partir de la fusión de las ya existentes: la Española y la de la Historia. En ella, Luzán reservaba a Antonio Pisón un puesto de académico pensionario.

Esta idea no se llevó a término, pero el 22 de mayo de 1761 Pisón de Ardanaz ingresó en la Real Academia de la Historia, en la categoría de supernumerario.

Fue ascendido a numerario el 2 de junio de 1769, ocupando la vacante de Lorenzo Diéguez. Dentro de la corporación ejerció el cargo de secretario interino durante un mes escaso en 1763 y el de censor del 2 de julio de 1762 a 1763. Los documentos internos de la Academia muestran que Pisón estuvo, durante los primeros años, muy involucrado en los trabajos de la corporación, elaborando y revisando cédulas, y comprando planos y mapas de América para la institución.

Sin embargo, su trayectoria profesional experimentó un cambio radical en 1765. Tras el matrimonio del príncipe de Asturias, futuro rey Carlos IV, con María Luisa de Borbón-Parma, fue nombrado preceptor del heredero y lector de cámara de su joven esposa. Por alguna razón, hacia 1776 fue privado del cargo y de la pensión que conllevaba el ejercicio de estas actividades.

Durante un período indeterminado de su vida, Antonio Pisón de Ardanaz fue secretario del duque de Noailles y residió en París.

Por último, cabe señalar que el 3 de febrero de 1792 pasó a la categoría de honorario de la Real Academia de la Historia, por ausencia de las Juntas, lo que pudo deberse a su estado de salud y físico, ya que falleció en Madrid el 15 de mayo de ese mismo año.


Bibl.: Marqués de Siete Iglesias, Real Academia de la Historia, catálogo de sus individuos. Noticias sacadas de su archivo, Madrid, Real Academia de la Historia, 1981; P. Deacon, “Vicente García de la Huerta y el círculo de Montiano: la amistad entre Huerta y Margarita Hickey”, en Revista de Estudios Extremeños, n.º 44 (1988), págs. 395-421; M.ª T. Nava Rodríguez, Reformismo Ilustrado y Americanismo: La Real Academia de la Historia (1735-1792), tesis doctoral, Madrid, Universidad Complutense, 1988 (inéd.); M.ª D. Tortosa Linde, La Academia del Buen Gusto de Madrid (1749-1751), Granada, Universidad, 1988; G. Carnero, “El ‘Plan de una Academia’… de Ignacio Luzán”, en Nueva Revista de Filología Hispánica, XXXVII, n.º 1 (1989), págs. 159-201; J. Pradells Nadal, “Política, libros y polémicas culturales en la correspondencia extraoficial de Ignacio de Heredia con Manuel de Roda (1773-1781)”, en Revista de Historia Moderna, n.º 2, 18 (2000), págs. 125-222; E. Velasco Moreno, La Real Academia de la Historia en el siglo xviii: Una Institución de Sociabilidad, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales- Boletín Oficial del Estado, 2000; J. J. Berbel Rodríguez, “La tragedia Ataúlfo de Montiano y el concordato de 1753”, en Revista de Literatura, t. LXIII, n.º 125 (2001), págs. 117-128; Orígenes de la tragedia neoclásica española (1737-1754): la Academia del Buen Gusto, Sevilla, Universidad, 2003.


Biografía escrita por Eva Velasco Moreno procedente del Diccionario Biográfico Español.

Share This